COLUMNISTAS

La fortaleza de quien puede ganar

PERFIL COMPLETO

Los datos surgidos en esta primera encuesta de intención de voto en la Provincia de Buenos Aires ameritan algunas reflexiones. En primer lugar pareciera ocurrir que la ciudadanía contraria al gobierno homologa fortaleza opositora simplemente a aquel candidato con mayores chances de ganar. 

A nivel general, las preferencias de los votantes parecen inclinarse mayoritariamente por candidatos opositores, en detrimento del oficialismo (63.9% vs. 29.9%).

La fórmula Massa-Giustozzi con un 35.5%, aparece liderando claramente la intención de voto, seguida por la fórmula oficialista Insaurralde-Di Tullio, con 25,6%. La lista encabezada por Stolbizer-Alfonsín se ubica en  tercer lugar con 18.3%, superando a la de Francisco de Narváez, que alcanza un 14.9%.

Al indagar, con mayor detalle, qué tipo de candidatos se prefiere, surge que casi la mitad del electorado (49%) se inclinaría por un opositor fuerte, contra un tercio aproximado (29.9%) que optaría por el oficialismo.

La preferencia por una oposición de carácter moderado, se expresa como francamente minoritaria. Optan por ella el 14.7% de las personas consultadas.

No obstante, al relevar las percepciones atribuidas a los diferentes candidatos opositores, las respuestas resultan elusivas: En efecto, tanto para Sergio Massa, para la dupla Margarita Stolbizer-Ricardo Alfonsín como para Francisco de Narváez, prevalece la percepción de que se trata de opositores moderados.

Curiosamente, esto se expresa con mayor énfasis en el binomio Stolbizer-Alfonsín, que aparecen percibidos de ese modo por el 58.6% de los encuestados. En ese sentido, Francisco de Narváez obtiene también un elevado guarismo en esa consulta, que llega al 46.1%.

Otro dato curioso, consonante con lo anterior, es que Sergio Massa es quien recibe mayor porcentaje de atribuciones como fuerte opositor (33.2%), superando a De Narváez (30.2%) y a Stolbizer-Alfonsín (22.1%)

Adicionalmente, podría también conjeturarse que -en el marco del actual contexto político- para la ciudadanía contraria al gobierno las alternativas opositoras tienden a percibirse per se como moderadas.

Esa cualidad representa el sello diferencial opositor respecto de las posturas radicales y/o intransigentes que se atribuyen al Gobierno.

Tales especulaciones quizás contribuyan a explicar por qué Sergio Massa, a pesar de adoptar la estrategia menos beligerante respecto del Gobierno, resulte al mismo tiempo el candidato con mayor intención de voto, el más caracterizado como fuerte opositor y, por último, el que más se avizora como líder de la oposición a nivel nacional (23,9% vs. 22.5% de Mauricio Macri, y 10.6% de Hermes Binner)

En síntesis, la atribución de que la ciudadanía evaluaría a los candidatos opositores con una suerte de “opositómetro” sensible a determinar un supuesto purismo antikirchnerista, quizás deba ceder paso a otro tipo de explicaciones. De carácter más moderado.


* Director de la firma “Federico González y Cecilia Valladares, Consultores en Marketing Político”.



Federico Gónzalez