COLUMNISTAS TALON DE AQUILES

La ley y el poder

Nisman y Maldonado tienen el dudoso rol de la Justicia en común. De cara a octubre.

ENIGSMAN
ENIGSMAN Foto:PABLO TEMES

Las novedades que se están produciendo en el caso de la muerte del ex fiscal Alberto Nisman y lo que está sucediendo con el caso de la desaparición de Santiago Maldonado grafican las falencias groseras que exhibe el sistema judicial argentino.

Nada debería sorprender mucho acerca de este verdadero talón de Aquiles de nuestra estructura institucional a la luz de los antecedentes que se han venido registrando a lo largo de estos 32 años de democracia que supimos conseguir. Ahí están para dar cuenta de ello los atentados contra la Embajada de Israel y la AMIA y la desaparición de Jorge Julio López que ilustran suficiente y brutalmente sobre esta fatal y letal verdad.

A Alberto Nisman lo mataron. Y, como bien lo señaló el fiscal de Cámara Ricardo Sáenz, los que lo hicieron se encargaron de dejar todas las huellas necesarias para que se supiera efectivamente que lo habían asesinado. Nunca se sabrá si imaginaron que la investigación sería hecha de la manera tan groseramente errónea como se hizo.

Santiago Maldonado desaparece el 1º de agosto y el juez dispone un rastrillaje por el territorio y el río –escenario de los hechos– un mes después. Además da un reportaje en el que adelanta opinión sobre el caso sabiendo que eso es el pasaporte a su recusación. De tan burdo que fue, pareció hecho a propósito.

Dudas legales. Estamos frente a un problema grave que concierne a la dirigencia política. Tiene que ver con la calidad de jueces y fiscales que muchas veces han sido nombrados por responder al interés del gobierno de turno.

La idea de designar en muchos de esos puestos a personas funcionales al poder es absolutamente opuesta al concepto de independencia e idoneidad de los funcionarios judiciales. Por eso es tan frecuente encontrar a jueces y fiscales tan poco poco idóneos para llevar adelante investigaciones y causas complejas.

Por otro lado, los “errores” y las omisiones que se cometen en los momentos iniciales de estas investigaciones terminan por clausurar cualquier posibilidad de esclarecimiento de estos casos, lo que equivale a un verdadero pasaporte a la impunidad.

Ya estamos en tiempo de campaña para las elecciones del 22 de octubre próximo. En el Gobierno hay sensaciones encontradas. Por un lado hay alegría a causa del repunte que muestran las encuestas. Por el otro, cierto temor y sigilo porque la ventaja continúa siendo ajustada, circunstancia que es poco probable que se modifique. Por ende, hay una consigna que baja desde el mismo Mauricio Macri en la que abiertamente se exhorta a los funcionarios a no caer en un exitismo que les termine jugando en contra.

Hoy la ventaja sobre Unidad Ciudadana ronda los los 5 puntos. Hay quienes sueñan con que se conviertan en 10. Son los menos; la mayoría de las voces –que son más cautas– recuerdan que esa cifra no es determinante.

No quieren caer en el mismo microclima en que cayó Cristina Fernández de Kirchner antes de las PASO.

El cambio de estrategia tiene que ver con la participación del Presidente. Será mayor en territorio bonaerense: “Hay que generar hechos, repetir mensajes, polemizar y reforzar lo nuestro. Mauricio tiene que salir a hablar, porque mientras nosotros estemos callados ellos seguirán usando el caso Maldonado como bandera y agitando la juventud con las tomas en los colegios y otros temas. Tenemos nuestra propia bandera que es la construcción de un país mejor. Lo estamos haciendo, los índices empiezan a acompañar, pero hay que salir a agitar esa bandera”, dice una fuente que conoce lo que se piensa en las altas esferas del poder.

En el massismo empieza a pasar la desazón por el cachetazo en las PASO y ya se preparan para contener fugas de cara a octubre. “La elección ya está polarizada pero apostamos a mantener lo que cosechamos hasta acá . Lo que se perdió ya es cosa del pasado y no dejaremos que haya mas bajas”, asegura una legisladora. Una fuente cercana al ex intendente de Tigre agrega: “La apuesta es a sostener el voto. Estamos a la espera de resultados de nuevos sondeos pero el número hoy ronda el 14 por ciento”.

Casi idéntica es la posición en Cumplir. Florencio Randazzo lucha a brazo partido por retener su cosecha en las PASO.

Siempre Cristina. La ex presidenta, por su parte, hizo una nueva aparición pública a través del reportaje que le concedió a Víctor Hugo Morales. El impacto fue menor al que tuvo el que le realizó Luis Novaresio. Se entiende: todo lo de CFK es repetitivo.

Su distorsionada apreciación de la realidad aflora a cada minuto, no tanto por las críticas hacia el gobierno actual sino por la falta absoluta de autocrítica sobre lo que fueron los doce años del kirchnerato.

En el medio de este acontecer debería prestársele mucha atención a algo que, durante la semana, dijo el senador Miguel Angel Pichetto sobre lo que está pasando en el Sur.

“Hay un tufillo a senderismo y mucho protomontonerismo, algo que no existía hace diez años”, expresó durante la presentación del quinto número de la revista Movimiento 21.

Ningún dirigente político debería hacerse el distraído ante esto. Es lo que enseña la historia.

Producción periodística: Santiago Serra.