COLUMNISTAS BULLYING

La participación de todos

PERFIL COMPLETO

La ley actual de bullying, que respaldé con mi voto, centra la solución en la mediación. Hoy, de cara a los casos tan trágicos de violencia escolar, tenemos la obligación de generar una propuesta superadora de inmediato.

Para prevenir el bullying debemos crear una instancia para participar. Allí, directivos, gabinete psicopedagógico, docentes y padres desde el mismo ámbito de la escuela, debemos ponernos de pie y enfrentar a este flagelo participando desde adentro de la escuela, escuchando, dialogando y tendiendo los puentes necesarios para poder entender dónde estamos y frenar esta locura. Para ello es indispensable la creación de comités donde participemos padres, docentes, directivos y psicopedagogos.

La educación será el lugar de privilegio desde donde tenemos las herramientas para controlar este río desmadrado de violencia. Si bien cada una de las agresiones lleva el sello del ámbito donde se materializa, es claro que, es la escuela, el lugar donde debemos empezar a trabajar cuanto antes. La escuela cimenta las bases de los ciudadanos de mañana, pero también, es presente: es el lugar de encuentro, de refugio, de diálogo y de convivencia, donde nosotros, como adultos, tenemos la posibilidad y por esto, la obligación moral, de generar la instancia donde el cambio sea posible, donde los jóvenes encuentren herramientas para no convertirse en víctimas ni en victimarios. Y donde todos quienes de alguna manera sean testigos del hostigamiento, puedan respaldarse en este espacio de todos.

El bullying, la violencia en todas sus formas es patrimonio de la sociedad, pero es obligación de los adultos, como padres, docentes y en mi caso, como legisladora, de poner un freno y por sobre todo, construir terrenos reales y sostenibles para que nuestros hijos transiten el camino de la paz.

*Senadora Alianza Compromiso Federal.



Liliana Negre de Alonso