COLUMNISTAS 25 DEMAYO

La Revolución extraviada

PERFIL COMPLETO

La ma­yo­ría de los ar­gen­ti­nos cre­cimos acep­tan­do irre­fle­xi­va­men­te la cons­truc­ción de la his­to­ria ar­gen­ti­na y ame­ri­ca­na rea­li­za­da por las re­vis­tas escolares de mucha aceptación áulica, en la que se reproducía una vi­sión uni­for­me e in­ge­nua de su­ce­sos se­lec­cio­na­dos por la le­gis­la­ción co­mo “re­cor­da­bles” y aco­mo­da­dos a los in­te­re­ses ocul­tos de la his­to­rio­gra­fía ofi­cial. En ese mar­co, la “Ges­ta de Ma­yo” siempre fue pre­sen­ta­da co­mo una re­vo­lu­ción eman­ci­pa­do­ra e in­de­pen­den­tis­ta; ¿pero fue realmente así? Norberto Galasso nos invita a cuestionar las ideas difundidas y aceptadas de “se­pa­ra­tis­mo y an­ti­his­pa­ni­dad”, partiendo de la ju­ra misma de fi­de­li­dad  de los Hombres de Mayo a Fer­nan­do VII y sus su­ce­so­res, la confor­ma­ción de una Jun­ta Pa­tria con in­te­gran­tes es­pa­ño­les y a par­tir de ella que los ban­dos en pug­na que ten­drían a ame­ri­ca­nos luchando pa­ra la co­ro­na y a es­pa­ño­les del la­do ame­ri­ca­no. Entonces, ¿cuál era el ver­da­de­ro pro­yec­to de­trás de la re­vo­lu­ción? ¿por­te­ño?, ¿na­cio­nal?, ¿ame­ri­ca­nis­ta? o ¿pro bri­tá­ni­co?, y ¿cuá­les ha­brían de ser las he­rra­mien­tas para con­so­li­dar­la? En las res­pues­tas en­sa­ya­das, seguramente se han de con­ju­gar hom­bres, ac­cio­nes, teo­rías y cer­te­zas do­cu­men­ta­les, entre ellas el denominado Plan de Ope­ra­cio­nes, es­cri­to por la plu­ma con­tun­den­te y fa­tal del se­cre­ta­rio de la Pri­me­ra Jun­ta Don Ma­ria­no Mo­re­no en sin­to­nía con las ideas de la Fran­cia re­vo­lu­cio­na­ria, y cu­ya au­to­ría in­te­lec­tual se ad­ju­di­ca al ge­ne­ral Ma­nuel Bel­gra­no. En él, se plas­man de­fi­ni­cio­nes y ru­tas de ac­cio­nes a se­guir por la re­vo­lu­ción en­ton­ces en mar­cha, ta­les co­mo: “En to­da re­vo­lu­ción hay tres cla­ses de in­di­vi­duos:.. los adic­tos al sis­te­ma que se de­fien­de; los ene­mi­gos de­cla­ra­dos y co­no­ci­dos; y los si­len­cio­sos es­pec­ta­do­res, que man­te­nien­do una neu­tra­li­dad, son real­men­te los ver­da­de­ros egoís­tas;... los ver­da­de­ros pa­trio­tas, cu­ya con­duc­ta sea sa­tis­fac­to­ria y ha­yan da­do prue­ba re­le­van­te de ello, si en al­go de­lin­quie­sen, que no sea con­cer­nien­te al sis­te­ma, pues en tiem­po de re­vo­lu­ción nin­gún otro de­li­to de­be cas­ti­gar­se, si­no el de in­fi­den­cia y re­be­lión con­tra los sa­gra­dos de­re­chos de la cau­sa, to­do lo de­más de­be di­si­mu­lar­se… de­be ob­ser­var­se la con­duc­ta más cruel y san­gui­na­ria con los ene­mi­gos de la cau­sa, la me­nor se­miprue­ba de he­chos, pa­la­bras, etc., con­tra la cau­sa de­be cas­ti­gar­se con la pe­na ca­pi­tal, prin­ci­pal­men­te si se tra­ta de su­je­tos de ta­len­to, ri­que­zas, ca­rác­ter y con al­gu­na opi­nión... Los jue­ces: de­ben ser per­so­nas de nues­tra en­te­ra sa­tis­fac­ción que sean adic­tos pa­ra es­tor­bar el apo­yo de los am­bi­cio­sos y per­tur­ba­do­res del or­den pú­bli­co, aun en los jui­cios par­ti­cu­la­res de­be pre­fe­rir­se siem­pre al pa­trio­ta, al que de­be pro­por­cio­nar­se me­jor co­mo­di­dad y ven­ta­ja… Así tam­bién se pro­po­ne mon­tar una ofi­ci­na de seis u ocho su­je­tos que es­cri­ban car­tas anó­ni­mas, fin­gien­do y su­plan­tan­do nom­bres y fir­mas pa­ra sem­brar la dis­cor­dia y el des­con­cier­to, cui­dán­do­se de in­dis­po­ner los áni­mos del po­pu­la­cho con­tra los su­je­tos de más ca­rác­ter y cau­da­les per­te­ne­cien­tes al ene­mi­go… las no­ti­cias que se di­fun­dan deberán ser ha­la­güe­ñas, li­son­je­ras y atrac­ti­vas, y que ocul­ten en lo po­si­ble los pa­sos ad­ver­sos y de­sas­tro­sos por­que aun­que al­go se se­pa a lo me­nos la ma­yor par­te de la gen­te no las co­noz­ca… Las de­rro­tas de­be­rán di­si­mu­lar­se con el co­lo­ri­do más apa­ren­te,… y la se­ma­na en que se ha­ya de dar­se al pú­bli­co la no­ti­cia, el nú­me­ro de ga­ce­tas a im­pri­mir se­rá muy es­ca­so, no de­bien­do dar opor­tu­ni­dad de que el ene­mi­go nos re­pli­que y con­tra­di­ga con sus pe­rió­di­cos...”.  

Des­de aquel plan mo­re­nis­ta, han pa­sa­do dos­cien­tos cuatro (204) años; por lo que es­ti­mo, que co­mo “pue­blo” he­mos apren­di­do a fuer­za de ye­rros y acier­tos, nos hemos vuelto más cri­te­rio­sos, más sen­sa­tos, más res­pe­tuo­sos de las re­glas de la de­mo­cra­cia, de los de­re­chos hu­ma­nos y de las ins­ti­tu­cio­nes re­pu­bli­ca­nas. ¿Se­rá así?

*Politólogo (Universidad de Río Cuarto).



Pablo E. Salinas