COLUMNISTAS

Larreta-Lousteau: 10 pasos para entender el resultado porteño

Por Gustavo González | ¿Encuestas erradas o truchas? ¿La extraña alianza de votantes radicales y kirchneristas? ¿Habrá que repensar el esquema de un distrito que vota seis veces en el año?

PERFIL COMPLETO

Foto:CEDOC.
1.- Los encuestadores, una vez más, volvieron a demostrar que entre sus números y la realidad suelen existir agujeros negros indescifrables, ya sea por errores metodológicos graves o por la mercantilización trucha de encuestas hechas a pedido de quien las paga.

2.- Esta vez, no sólo fallaron en las encuestas previas, sino también en los boca de urna que hicieron a lo largo de todo el domingo e, incluso, con las estimaciones que difundieron entre el cierre de los comicios y la apertura de los primeros resultados.

3.- Quien dio el “casi batacazo” fue una heterogénea masa de votantes radicales, kirchneristas, socialdemócratas e independientes que estuvo a las puertas de alcanzar la mitad más uno para gobernar la ciudad de Buenos Aires detrás de la figura de Martín Lousteau.

4.- Esa alianza dominada por sectores medios logró superar el 50% de los votos en los barrios del centro y del sur de la ciudad.

5.- Pregunta: qué hubiera pasado si Lousteau ganaba. No sólo con la candidatura de Macri, sino con un futuro gobierno sustentado por un 25% de voto propio y por otro tanto de voto “prestado” por el kirchnerismo. ¿Cómo hubiera gobernado?

6.- El PRO se impuso por 3 puntos manteniendo un caudal importante de votos en el sur y en el centro y haciendo una diferencia mayor en el norte, en barrios de clase alta y media-alta.

7.- Esa es la alianza que Macri intentará recrear a nivel nacional, traducidas con las características propias del interior agrícola ganadero.

8.- Más que Rodríguez Larreta, ganó el voto impulsado por Macri como símbolo de apoyo a su gestión durante ocho años y oposición a lo que representa Cristina Kirchner. Si quien representaba eso hubiera sido Lousteau probablemente la diferencia a favor del PRO habría sido mayor. Su physique du rôle, canchero y progre le habría sumado estética y votos.

9.- En el PRO anunciaban que tras conocer los resultados habría una “sorpresa”. Y la sorpresa fue que Macri comenzó a dar definiciones de política nacional, como mantener la estatización de Aerolíneas e YPF. Lo sorprendente es que anunciar propuestas concretas de un candidato que en tres semanas se somete a una votación presidencial, pueda ser llamado una “sorpresa”.

10.- Y finalmente: más allá del enigma de último momento por los resultados del ballotage, ¿habrá que repensar el esquema electoral de una ciudad que este año probablemente vaya a votar seis veces? ¿Es correcto que el Estado obligue a votar a todos los ciudadanos para resolver las internas partidarias que los partidos parecen incapaces de resolver entre sus propias autoridades y adherentes? ¿Está bien que cada gobernador o intendente desdoble como quiera el calendario electoral para lograr el mayor beneficio propio, en lugar de unificar elecciones para ahorrar esfuerzos colectivos y dinero público.



Gustavo González