COLUMNISTAS COLUMNISTA


Lilita de Bonafini

columnista

Portal Perfil.com
Portal Perfil.com
Foto:Perfil.com
Un dedo apuntaba para acá, otro para allá, y después de nuevo para otro lado. Hebe de Bonafini dominaba la escena del acto realizado por los demás hacia ella. Reunidos espontáneamente en defensa de su persona, la Madre de Plaza de Mayo, en vez de actuar como invitada, había invertido los roles y comandaba la espontaneidad del pueblo.
El día anterior, Elisa Carrió había hecho uso de su “permitido” mediático y se había lanzado con su dedo verbal a apuntar a todo lo que no le gustaba del gobierno de Macri. Un poco por acá, en contra de decir que no se ande en camiseta, y otro por allá, por el tema tarifas. Carrió domina siempre su propia escena.
El sábado, en el acto de inauguración de la Sociedad Rural Argentina, las mujeres se habían comportado estupendamente bien. Con excepción de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, esa tribuna estaba llena de esposas, de acompañantes. Estas mujeres relucían estupendas, correctas, sin hablar, en una escena históricamente dominada por hombres, todo era plena algarabía en la paz masculina que celebraba, a su vez, el fin de la presidencia de otra mujer.
Lilita y Hebe representan modelos de mujeres activas, modernas, desafiantes. Más allá de si lo que tratan es correcto o equivocado, ambas se permiten desconocer autoridades que por lo general son masculinas y reclaman para sí un rol protagónico. La clave de sus apariciones está basada en lo que tienen para decir, en su “estar en el mundo” en ese instante, definiendo escenas, modificando el espacio del discurso e influyendo en la decisión de los actores. Son mujeres de este tiempo.
Juliana Awada utilizó la residencia presidencial de Olivos para salir en la tapa de Vogue andando en bicicleta y mostrando que todo lo queda bien. Como siempre que aparece, la atención se coloca en su estética y por lo tanto su rol tiene el formato de la cosificación, de la mujer perfecta que acompaña al hombre. Esa mujer no molesta, no interrumpe la vida cotidiana y no interfiere en las decisiones de los hombres. Juliana Awada se sacó las fotos en su (nueva) casa, reafirmando su rol en el hogar mientras su marido trabajaba. Hebe resiste en la calle, las Madres no tienen hogar, circulan por el espacio público, sólo caminan.
Describir las apariciones en esta era del tiempo, de Bonafini o de Carrió, como casos de mujeres que podrían ser descriptas como trastornadas o desviadas, ocultaría la señal atractiva de clima de época que las dos logran encarnar. Para ambos casos, casi nada hay en ellas de la imagen tradicional de la mujer, con hijos como trofeo, y confinadas al ámbito doméstico. Awada, en cambio, muestra su casa y constantemente a su hija, como parte adicional de su look.
Elisa Carrió parece tener ojos en todos los sitios posibles en los que hay que mirar. Ella tendría la capacidad de ver mejor lo que todos creemos ver, y además expandir la visión hacia lo que sería opaco para el resto. Nada puede perderse de vista en la construcción de la república sobre lo que ocurre en política. Hebe de Bonafini responde a la citación a indagatoria denunciando que no es un tema judicial, sino de persecución política, porque Hebe también podría ver por sí misma, mucho más allá de lo que observa el resto. En el desfile del Bicentenario, Awada miraba su celular mientras los doscientos años de historia argentina eran celebrados delante de ella. Evidentemente, sólo estaba acompañando a su marido.
Las mujeres activas y protagonistas ayudan a tener un mundo de mujeres más valientes, mujeres que se animen a lo diverso. Por todo esto pueden ir a juicio o poner en riesgo todo lo que construyen, tal como les pasaba antes sólo a los hombres.
La Exposición Rural se perdió la oportunidad de que una mujer hiciera la inauguración durante ocho años, ¿pero alguien va a un lugar donde te van a insultar? Antes las mujeres dejaban que las trataran mal, ahora cada vez pasa menos. Macri lo debía suponer con Carrió, pero habrá imaginado que, en el segundo semestre, hasta ella iba a desaparecer, como la inflación.

*Sociólogo. Director de Quiddity Argentina.