COLUMNISTAS CAMBIO CLIMATICO

Lluvias extremas

PERFIL COMPLETO

Las precipitaciones de los días 1º y 2 de abril del 2013 han sido extraordinarias para el clima de la región del AMBA (Ciudad de Buenos Aires, ciudades del Conurbano y ciudad de La Plata). Las lluvias caídas en pocas horas superaron sobradamente los registros históricos para el mes de abril tanto en la ciudad de Buenos Aires como en la ciudad de La Plata. En Buenos Aires, el 1º de abril llovieron algo más de 150 mm en una hora. El 2 de abril, en la ciudad de La Plata, en apenas un par de horas llovieron más de 300 mm, es decir, algo más de la cuarta parte de lo que llueve a lo largo de un año. No hay dudas de que el evento meteorológico como tal es un extremo, único por sus características intensas en el área. La caída abundante de agua en tan poco tiempo generó el anegamiento de los drenajes urbanos, convirtiendo las calles de la ciudad en auténticos ríos que fueron una trampa mortal para más de  cincuenta ciudadanos nuestros.

Las precipitaciones respondieron a procesos dinámicos normales, típicos, que dan precipitación en el área subtropical de Argentina, a saber, la presencia de un centro de baja presión en niveles medios y altos de la troposfera, el cual avanzaba lentamente desde el Pacífico hacia el Este cruzando los Andes, desde el sábado 30 de marzo. El avance lento de este sistema más la presencia de valores altos de humedad en niveles bajos de la atmósfera, sobre la llanura argentina, fueron los ingredientes suficientes para el desarrollo de sistemas de nubes convectivas de importante magnitud que se organizaron en forma de líneas de inestabilidad, en algún caso, y en forma de tormentas múltiples, en otro caso, avanzando lentamente hacia el Este y Sudeste, produciendo precipitaciones y tormentas de variada intensidad a lo largo de los dos días. En este sentido, los procesos físicos que dieron las lluvias han sido normales, propios de nuestro clima. ¿Cuál ha sido el ingrediente adicional que le ha dado una magnitud extraordinariamente elevada a la precipitación? Todo parece indicar que el principal responsable de las lluvias intensas ha sido el alto (y quizás mayor a lo normal) contenido de humedad del aire en los niveles bajos de la troposfera.

Cabe destacar que estas lluvias extremas no son casos aislados. En este último verano, extremos intensos de precipitaciones en pocas horas se han registrado en muchas localidades de la región este del país, desde la provincia de Misiones hacia el Sur, en la provincia de Buenos Aires. Si bien, los valores totales de lluvias mensuales o anuales no han aumentado mucho en las últimas décadas, sí parece haber un incremento en la intensidad horaria de las precipitaciones. Es decir, llueve la misma cantidad que antes, pero en vez de tardar uno o varios días, ahora ¡se llueve todo en apenas pocas horas! Es decir, la frecuencia de tormentas severas ha aumentado considerablemente en las últimas décadas. En este sentido considero que este evento extremo registrado en AMBA no es solamente un fenómeno urbano, debido al desarrollo de la ciudad, que localmente aporta más calor y más contaminación del aire, favoreciendo de esta manera más cantidad de lluvia, sino además, está en juego lo que los científicos llamamos calentamiento global o cambio climático. En una atmósfera que se calienta, la capacidad de contener humedad también se incrementa. Varios estudios a nivel hemisférico y global muestran que el contenido de humedad en niveles bajos de la atmósfera está en paulatino aumento desde hace varios años. Esto significa que la atmósfera tiene más energía termodinámica. La energía termodinámica es lo que da vida a los desarrollos convectivos severos, como ser las tormentas y los tornados. En los últimos años vemos multiplicarse la ocurrencia de eventos extremos de esta índole. Sin ir muy lejos, el 4 de abril del 2012 el área de AMBA se vio afectada por la ocurrencia simultánea de cinco tornados. El calentamiento global es un proceso real y observable, que se ha acentuado desde la década de 1980, gran parte debido a la actividad humana por quema de petróleo, carbón y gas natural que aporta gases de efecto invernadero, los cuales retienen calor y calientan la atmósfera y los océanos. El calentamiento global genera cambios en el clima terrestre; o sea, cambios en los climas característicos de cada región. La comunidad científica internacional considera que el cambio climático ha venido para quedarse y para acentuarse en las siguientes décadas. Como sociedad argentina es urgente tomar conciencia de la seriedad de este tema y tomar las decisiones necesarias para poder mitigar el o los impactos del cambio, definiendo políticas de largo plazo tanto a la hora de plantear el desarrollo sostenible de nuestras comunidades así como también a la hora de desarrollar las obras necesarias para la adaptación y la mitigación en aquellas áreas más vulnerables. Preservar la calidad de vida y la vida de todos los argentinos es la tarea mayor que debe ocupar las políticas de Estado.
 

*Investigador del Programa de Estudios de los Procesos Atmosféricos en el Cambio Global (Pepacg) de la UCA / Conicet.



Eduardo Agosta Scarel