COLUMNISTAS

Los 24 de marzo y EE.UU.

Bob Cox, Ted Harris, Patricia Derian, Jimmy Carter: actores clave en la defensa de los Derechos Humanos. 

PERFIL COMPLETO

Foto:Néstor Grassi

En vísperas del 24 de marzo y el aniversario de los cuarenta años del golpe que instaló la dictadura, Obama mencionó a dos personas que colaboraron con su resistencia en Argentina: “Los periodistas, como Bob Cox, que informó valientemente sobre los abusos a los derechos humanos, pese a las amenazas a él y a su familia”. Y “los diplomáticos como Tex Harris, que trabajó desde la embajada aquí para documentar los abusos a los derechos humanos e identificar a los desaparecidos, como Patricia Derian, subsecretaria de Estado y Derechos Humanos para Jimmy Carter, un presidente que entendió que los derechos humanos son fundamentales en la política exterior de los Estados Unidos”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

 

Salvadores de vidas: Cox publicó en el Herald las desapariciones y Harris fue su aliado en la Embajada de EE.UU.

Tienen razón quienes, como la referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora Taty Almeida, consideran que “fue totalmente light” la autocrítica que hizo el presidente de los Estados Unidos al decir: “Sé que hay controversias sobre las políticas de Estados Unidos en esos años oscuros. Estados Unidos debe revisar su pasado y sus políticas. Las democracias deben tener el coraje para reconocer cuando no se estuvo a la altura de los ideales que defendemos. Fuimos lentos en denunciar las violaciones de derechos humanos en la Argentina”. Sin mencionar que la presidencia de Jimmy Carter (1977-1981) fue la excepción y no la norma en los gobiernos norteamericanos que lo precedieron y lo continuaron.

El primer año de la dictadura, 1976, contó con el apoyo decidido del supercanciller Henry Kissinger, quien tres años antes, siendo Richard Nixon presidente, había promovido el golpe de Pinochet en Chile. Kissinger actuaba como un “presidente internacional” de Estados Unidos porque al renunciar Nixon por Watergate asumió su vicepresidente, Gerald Ford, quien indultó a Nixon y continuó sus políticas.

Y al terminar la presidencia de Carter asumió, en enero de 1981, otro republicano: Ronald Reagan; nuevamente la defensa de los derechos humanos es abandonada y vuelve el apoyo a la dictadura, más que nunca porque los militares argentinos colaboraban con los norteamericanos entrenando a los contras que combatían a los sandinistas en Nicaragua. Tan estrecha era la relación, que la junta militar de entonces creyó que podría invadir las islas Malvinas y que Estados Unidos apoyaría a Argentina y no a Inglaterra, su aliado incondicional de siempre. Y esperaron que Carter se fuera para entrar en Malvinas.

Jimmy Carter fue un presidente progresista como dentro de los parámetros de Estados Unidos probablemente pueda considerarse ahora Obama. Carter creó la Secretaría de Derechos Humanos dentro de su país, que no existía antes, y colocó al frente a Patricia Derian, quien se opuso activamente a las juntas militares, apoyó a sus víctimas, viajó a la Argentina a reclamar y fue considerada la enemiga número uno de los militares, que hasta planearon su asesinato. Durante la presidencia de Alfonsín declaró en el Juicio a las Juntas y en 2006 Néstor Kirchner le otorgó la Orden del Libertador San Martín.

Tex Harris, su enviado permanente en la embajada norteamericana en Buenos Aires, fue dos veces presidente de la Asociación del Servicio Exterior de Estados Unidos, la agremiación de quienes trabajan en la diplomacia norteamericana, y obtuvo de su país el Premio de Honor Distinguido por su trabajo en Argentina durante la dictadura, pero eso sucedió recién veinte años después de que lo echaran al asumir nuevamente los republicanos con Reagan.

Aun bajo la presidencia de Carter, Patricia Derian enfrentaba la oposición del entonces secretario para Asuntos Latinoamericanos, Terence Todman, el mismo que dos décadas después fue embajador norteamericano durante la presidencia de Menem en la era de las “relaciones carnales”, quien prefería disimular los delitos de las dictaduras latinoamericanas. Pero Patricia Derian contó con un gran aliado en Argentina porque el presidente Carter nombró embajador en Buenos Aires al entonces gobernador de Arizona, Raúl Castro, quien ocupó el cargo todos los años difíciles, desde 1977 hasta 1980. La importancia que le daba Carter al tema se refleja en que a Raúl Castro aún le quedaban dos años como gobernador de Arizona cuando lo envió de embajador a la Argentina. Castro, Derian y Harris fueron los tres artífices de la ayuda a las víctimas de la dictadura. Personalmente, puedo dar testimonio de cómo a la semana siguiente de haber sido liberado de estar detenido en El Olimpo y gracias a la denuncia de Robert Cox en el Herald, que fue retransmitida por las agencias Associated Press y United Press publicándose en diarios de todo Estados Unidos, me llamó el embajador Castro para transmitir la solidaridad de su gobierno y después me distinguieron con una beca en su país bajo el programa de jóvenes sobresalientes que por entonces tenía la propia Cancillería de los Estados Unidos.

El embajador Castro falleció en abril del año pasado, a los 98 años, y todavía hacía política llamando a los latinos a votar para manifestar sus intereses. Se publicó en PERFIL un obituario en agradecimiento por su ayuda aquellos años. Y no puedo dejar de pensar qué sería de la política internacional de Estados Unidos si las próximas elecciones las ganara Trump.

Durante la presidencia de Carter (1977-1981), EE.UU. se opuso a la dictadura. Se invadió Malvinas cuando se fue

También comprobé personalmente la diferente hospitalidad de los Estados Unidos con las víctimas de la dictadura durante la presidencia de Reagan el último 24 de marzo previo a la democracia, cuando los militares ordenaron mi arresto con la puesta a disposición del Poder Ejecutivo y esa vez me negaron cualquier tipo de ayuda.

Claramente no hay un solo Estados Unidos, monolítico, pero en la gran mayoría de los años más duros de la guerra sucia en Argentina, exceptuando 1976, el gobierno norteamericano fue contra la dictadura y no a favor. El ex presidente Jimmy Carter, que hoy tiene 91 años, merecería la Orden del Libertador San Martín y ser invitado de honor el próximo 24 de marzo.



jfontevecchia