COLUMNISTAS

Lugares en el poder

PERFIL COMPLETO

El próximo 10 de diciembre, la Argentina no sólo celebrará un nuevo aniversario del retorno a la democracia (el trigésimo segundo), sino que además se iniciará el vigésimo noveno período presidencial constitucional desde 1854, en el que asumirá la presidencia el cuadragésimo primer presidente constitucional. Ese día también se destacará porque dejará de ser presidenta Cristina Fernández, quien forma parte de ese reducido lote de primeros mandatarios que lo han sido por más de una vez (junto con Roca, Yrigoyen, Perón, Menem y Kirchner). Si llama la atención que este último también integre ese listado, debe recordarse que gobernó durante dos períodos: los últimos siete meses del período 1999/2003 (lo hizo concretamente desde el 25 de mayo al 10 de diciembre de 2003) y el período completo para el cual fue elegido (10 de diciembre de 2003 al mismo día de 2011).
Si bien no ha habido confirmación oficial alguna, es muy probable que la actual mandataria se postule para ocupar una banca en el próximo Congreso, o para gobernar la provincia de Buenos Aires, o tal vez para ser representante argentina en el Parlamento del Mercosur (Parlasur). Ello significa que seguramente ocupará un cargo público después de terminar su gestión presidencial. Por eso, el objetivo de esta nota es repasar nuestra historia para saber qué han hecho los anteriores presidentes constitucionales argentinos al culminar sus presidencias. Veamos.
De los 32 presidentes argentinos que gobernaron desde 1854 hasta el año 2007, en el que asumió la primera magistratura Cristina Fernández (no incluyo a los doce presidentes militares que gobernaron durante períodos de facto), tres murieron en ejercicio del cargo (Manuel Quintana –1906–, Roque Sáenz Peña –1914– y Juan Domingo Perón –1974–) y otro falleció poco tiempo después de haber renunciado a la presidencia (Roberto M. Ortiz). Tres más se retiraron de la vida política al terminar su gestión (Santiago Derqui, Miguel Juárez Celman y Agustín Pedro Justo) y otros once, sin retirarse de la vida política, no ejercieron ningún otro cargo público (Julio Argentino Roca e Hipólito Yrigoyen –en ambos casos después de haber terminado sus segundas presidencias–, Luis Sáenz Peña, Victorino de la Plaza, Marcelo Torcuato de Alvear, Santiago Castillo, Arturo Frondizi, Arturo Illia, Raúl Lastiri, Fernando de la Rúa y Eduardo Duhalde).
Por lo tanto, sólo catorce presidentes (el 44%) ejercieron cargos públicos después de haber colmado la máxima aspiración política en el cursus honorum. En efecto, ocho fueron senadores nacionales (Mitre, Sarmiento, Avellaneda, Pellegrini, Uriburu, Alfonsín, Rodríguez Saá y Menem); sólo uno fue ministro del Poder Ejecutivo (Sarmiento); otro fue gobernador de provincia (Urquiza, quien condujo los destinos de Entre Ríos, tal como lo había hecho antes de su presidencia); dos fueron diputados nacionales (Rodríguez Saá y Kirchner). Sarmiento fue también director de Escuelas de la provincia de Buenos Aires, y Avellaneda ocupó el cargo de rector de la Universidad de Buenos Aires. Alfonsín fue, además, convencional constituyente durante la reforma de 1994 y Rodríguez Saá, representante argentino en el Parlasur. Hubo tres que fueron embajadores (Mitre, Cámpora y Figueroa Alcorta), mientras que sólo uno ocupó un cargo en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (se trata también de Figueroa Alcorta, único caso en la historia argentina de un hombre que ocupó cargos en los tres órganos de gobierno).

*Profesor de Derecho Constitucional UBA, UAI y UB.



Felix V. Lonigro