COLUMNISTAS


¿Macri gobierna para los ricos?

La meritocracia y la ideología del Presidente. 

PERFIL COMPLETO


Foto:Telam

Así como es un lugar común asociar juventud con belleza, un error común consiste en confundir riqueza con éxito. La riqueza es la acumulación de valor pasado. El éxito, por el contrario, genera el valor futuro. Uno es producción pasada, y el otro, productividad presente. Por lo que valdría precisar la frase que se instaló en una parte no menor de la sociedad sobre que Macri gobierna para los ricos, reformulándola en forma de pregunta sobre si Macri gobierna para los ricos o para los exitosos. Y, respondiéndola, poder entender mejor si se trata de una ideología conservadora o, aunque igualmente de derecha, con aspiraciones de cambio.

Una de las características de los países no desarrollados es que los ricos son siempre los mismos o sus descendientes, justamente porque no hay éxito en la producción de nuevo valor. En estos países, riqueza, herencia y cuna son lo mismo. Al revés, en las economías más desarrolladas el éxito presente desplaza a la riqueza heredada.

La controversia por la publicidad del auto Cruze II, Meritócratas, refleja la ideología de muchos argentinos

Ya en 1984, la lista de los 400 billonarios de la revista Forbes en Estados Unidos mostraba que sólo 99 de ellos eran herederos puros, tendencia que se profundizó en la actualidad: treinta años después, sólo 19 de los 400 billonarios lo son por haber mantenido la herencia familiar (ver e.perfil.com/Forbes-billonarios).

Quienes manejan la economía del Gobierno tienen una relación controversial con el gran empresariado argentino. El padre de Macri no fue heredero y él mismo se rebeló ante la idea de ser “hijo de”. El padre de Prat-Gay perdió el ingenio familiar que había heredado su familia. Sturzenegger estudió en la escuela pública de La Plata y llegó a Harvard becado; lo mismo Francisco Cabrera, formado en la Universidad de Mendoza. Y también se hicieron solos los dos coordinadores del gabinete económico, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui.

Esta semana, los diputados de Cambiemos denunciaron a los laboratorios medicinales ante la Comisión de Defensa de la Competencia –que depende de Francisco Cabrera– por cartelizarse en el aumento de precios. No sólo los laboratorios médicos están cartelizados, pero en su caso una buena forma de ponerlos a competir sería abolir la disposición que prohíbe la publicidad de medicamentos con receta. En Estados Unidos, los laboratorios intentan conquistar a sus usuarios de esa forma, como cualquier otro producto.

La cartelización es la norma general en la mayoría de las actividades empresarias de los países no desarrollados y es la principal causa de que la riqueza del pasado y el éxito del presente sean lo mismo. La cartelización congela el tiempo y cristaliza las posiciones dominantes existentes para asegurar que nada pueda cambiar. Todo lo contrario a la meritocracia.

En el eclecticismo ideológico de Macri, la idea de éxito y triunfo aparece siempre más valorada, y pasa lo contrario con la de aristocracia y tradición. La publicidad titulada Meritócratas con que General Motors lanzó su auto Cruze II (“Un auto pensado para quienes obtuvieron los logros en la vida por mérito propio, sin ayuda de nadie” ) generó rechazos en las redes sociales y varios contraspots que se pueden ver en e.perfil.com/Meritocratas.

La irritación que en algunos generó el mensaje de esta publicidad asociada al paradigma del PRO es un síntoma. Para muchos argentinos aunque la ideología de Macri no estuviera a favor de la riqueza pasada y los grandes empresarios de antaño, no dejaría de ser revulsivo que promoviera la capacidad de autogestión del individuo para ser fuente de su propio progreso al nivel que sea, sin la ayuda de una herencia o del estado, en cualquier caso condiciones ajenas a él.

Aun la meritocracia, como concepto contrario a la aristocracia del dinero y los privilegios heredados, no es tan aceptada aquí como en países cuyas sociedades han sido más exitosas generando riqueza y produciendo progreso social. Un ejemplo es la controversia sobre el regreso de las calificaciones “insuficiente” y “sobresaliente” en las escuelas.

Pero incluso viendo la meritocracia como una forma de darwinismo social, no es lo mismo decir que Macri gobierna para los ricos que decir que gobierna para los exitosos. Una sería una sociedad inmóvil y la otra, con movilidad, algo que –aunque no se crea en la teoría del derrame– por lo menos es condición necesaria pero no suficiente para la posterior distribución de la riqueza, ya que sin nueva riqueza nada más se podrá distribuir.

Sean causa o consecuencia del retraso, en los países no desarrollados el capitalismo y el mercado no funcionan. Hace falta un Estado que luche contra la cartelización y promueva realmente la competencia para pasar del mercantilismo al capitalismo, de la misma forma que hace falta un Estado que promueva la distribución de la riqueza para generar bienestar social.

El Papa no cree que el derrame “por sí mismo” aumente la inclusión, pero sin crear riqueza no habrá qué distribuir

La mejor síntesis de las diferencias entre Bergoglio y Macri la escribió en Clarín Sergio Rubin, el periodista argentino más cercano al Vaticano, tras la homilía del cardenal Mario Poli en el tedéum del 25 de Mayo: la Iglesia no cree que la inversión y su efecto derrame “por sí mismos” produzcan mayor inclusión.

La mayoría de los empresarios tradicionales de Argentina tampoco creen que las inversiones alcanzarán para producir los efectos que espera Macri: en un significativo número, especialmente los de más edad y patrimonio, apostaron a un triunfo de Scioli.

Algunos empresarios temen aquello de que no hay peor astilla que la del mismo palo. Su miedo es que un presidente hijo de ricos (como lo fue Teddy Roosevelt hace cien años en Estados Unidos) fomente la aplicación de leyes de defensa de la competencia y los obligue a competir en serio.



jfontevecchia