COLUMNISTAS FRANCIA II

Macron y la nueva política

.

Candidato. Todo indica que ganará. Pero deberá moverse en un contexto difícil.
Candidato. Todo indica que ganará. Pero deberá moverse en un contexto difícil. Foto:AFP
Por primera vez desde la posguerra ningún partido tradicional de Francia llegó a la segunda vuelta presidencial. Encabezaron los resultados Emmanuel Macron, de En Marcha!, y Marine Le Pen, del Frente Nacional, seguidos por François Fillon, candidato de Los Republicanos, Jean Luc Malenchon, del Frente de Izquierdas, y muy abajo Benoit Hamon, del Partido Socialista, con 6%. La crisis de los partidos no es nueva. En los últimos diez años el Partido Socialista pasó de 280 mil militantes a 135 mil, y Los Republicanos de 370 mil a 230 mil. Tanto el Partido Comunista, que fue el más importante de Occidente, y el partido del general De Gaulle. que tuvieron millones de afiliados hasta 1978, se desmoronaron hasta casi desaparecer.

El rechazo a la vieja política es abrumador. Según un estudio de Cevipof, el 88% de los franceses no confía en los partidos políticos. Los electores, sin brújulas, se mantienen indecisos hasta el final. Crece la abstención, sobre todo entre los jóvenes. Hasta último momento, las encuestas, que estuvieron muy acertadas, dijeron que cualquiera de los cuatro candidatos más importantes podía llegar a la segunda vuelta, por la fragilidad de las actitudes de los votantes. Hasta hace pocas semanas parecía que Macron no estaría en la segunda vuelta.

Estas elecciones expresan movimientos políticos posmodernos, que se pueden entender leyendo el texto sobre el zorro y el erizo que escribió hace años Isaiah Berlin. En varios países latinoamericanos, en Estados Unidos, en Francia, en Austria, surgieron líderes erizos, que son la derecha posmoderna. Maduro, Evo Morales, Cristina Kirchner, Donald Trump, Marine Le Pen, Norbert Hofer presiden grupos verticales, en los que los líderes son dueños de la verdad y los demás no deben pensar. Su discurso es violento, belicista, nacionalista, xenófobo, autoritario. Son erizos presos de su verdad, que quieren construir muros para evitar las amenazas del progreso científico y de la globalización. Sus votantes no son los de la vieja derecha, muchos de ellos son pobres, obreros industriales temerosos de la robótica, personas con escasa formación intelectual. Entre un 30% y un 35% de los obreros franceses votan al FN desde hace años: el 34% de las parejas gay votaron al partido de Marine Le Pen en las últimas elecciones.

Isaiah Berlin dice que los erizos necesitan verdades unívocas que les permitan distinguir de manera transparente lo que está bien de lo que está mal. Buscan la respuesta correcta para cada pregunta imaginable, quieren estar seguros de que las demás respuestas son erróneas. Los zorros, en cambio, no confían en verdades absolutas, sienten que viven en una realidad compleja, que todo es contradictorio, inaprensible. No buscan descubrir  leyes eternas, sino que se sumergen en el río de la vida, disfrutan de la turbulencia de sus aguas y se mueven permanentemente empujados por la curiosidad. La gran sorpresa de esta elección, Emmanuel Macron, es lo que Berlin tipifica como un zorro. Se educó en el colegio de los jesuitas, al mismo tiempo que estudiaba piano en el conservatorio. Cuando tenía 16 años se enamoró de su actual esposa, Brigitte Trogneux, 23 años mayor que él, casada y con tres hijos, por la que tuvo que abandonar el hogar paterno, protagonizando una historia de amor propia de una novela. Brigitte tiene una personalidad apasionante, pero no participa en política y seguramente no lo hará en el futuro.

Macron se afilió al Partido Socialista a los 24 años. Se graduó en Filosofía en Nanterre con una tesis sobre Hegel, después en Ciencias Políticas en el Instituto de Estudios Políticos de París y egresó en 2004 de la Escuela Nacional de Administración (ENA) como especialista en inversión bancaria. Trabajó en la Banca Rothschild, donde se encargó de la venta de Nestlé, una operación de 9 mil millones de dólares que le proporcionó una fortuna y contactos.
Este es el comienzo de su trayectoria. La de un zorro en un contexto de erizos. Seguiremos analizando cómo se desenvolvió.

*Profesor de la GWU.