COLUMNISTAS OPINION

“Malvado o estúpido”

El karma de la subestimación moral o intelectual acompaña a Macri desde siempre.

PERFIL COMPLETO

MACRI dio su discurso de apertura en el Coloquio de IDEA. Uno de los ámbitos donde se lo subestimó.
MACRI dio su discurso de apertura en el Coloquio de IDEA. Uno de los ámbitos donde se lo subestimó. Foto:Cedoc Perfil
No fueron precisamente las palabras malvado o estúpido con las que Macri definió lo que piensan de él la izquierda por un lado y el círculo rojo por el otro. “Hay gente que cree que soy un hijo de puta. Y otra gente que cree que soy un boludo. ¿Qué raro, no? Parezco condenado a tener que convivir con ese karma”, así citó al Presidente en su columna del 9 de octubre en Clarín Eduardo van der Kooy.

El karma de la subestimación moral o intelectual acompaña a Macri desde siempre. En su vida empresaria lo subestimó su padre, en el colegio lo subestimaron algunos compañeros y al dedicarse a la política lo subestimó casi todo el mundo. Pero lo que Macri vivió como una incomprensión fue el motor que encendió su deseo de demostrar. Así como la subestimación lo ayudó en política permitiéndole, muchas veces, que “no lo vieran venir”.

Que Macri observe una contradicción –“raro”– entre ser “hijo de puta o boludo” refleja el mito de que el malvado es inteligente, que tanto hizo el Vaticano por construir en el Renacimiento, temeroso por entonces de los avances de la ciencia: el técnico sin alma. Que la malicia requiera inteligencia se opone a la idea de la Grecia antigua, donde el mal era ignorancia porque “quien sabe lo bueno quiere lo bueno”, y donde perfectamente se era hijo de puta y boludo al mismo tiempo.

El error de evaluación sobre la inteligencia de Macri podría residir en que el arquetipo de inteligencia es la inteligencia conceptual, la de los intelectuales, la de quien entiende la teoría, lo que normalmente llamamos el saber, y de ahí el sabio. Y al revés, sea menos visible o menos valorado académica y socialmente el “saber hacer”, la inteligencia gestional. El saber y el saber hacer, como dos formas de inteligencia, una teórica y otra práctica, que generalmente no coinciden en las mismas personas en la administración de lo público.

En el mundo empresario se valora mucho más la inteligencia gestional y se dice irónicamente que si se pone de CEO de una gran empresa a un intelectual, más temprano que tarde la fundirá. Un libro clásico de gestión es Ejecución: la disciplina de hacer que las cosas se hagan (Execution: the Discipline of Getting Things Done), de Larry Bossidy, ex CEO de la gigantesca General Electric, cuya esencia se podría sintetizar en que hay muchas más ideas que personas capaces de instrumentarlas con calidad. Ya cuando era jefe de Gobierno de la Ciudad, refiriéndose al Metrobus o las bicisendas, Macri dijo que las ideas están en el mundo, sólo hay que ir a buscarlas.

Se siente incomprendido tanto por la izquierda como por el círculo rojo, lo subestiman moral o intelectualmente


La imagen de una técnica sin alma no aterroriza únicamente a la Iglesia sino también a los dogmáticos seculares, para quienes el pragmatismo es amoral. Y los sistemas de gobierno están mucho más regidos por condicionamientos culturales o religiosos que políticos. El mejor ejemplo es el de Tailandia, donde con 88 años de edad murió el rey Bhumibol Adulyadej, considerado un dios para el pueblo, que gobernó durante setenta años. Tailandia es el único país asiático que no fue invadido por potencias occidentales y la monarquía goza del prestigio de ser el significante de ese orgullo nacional. Pero en las repúblicas vecinas del sudeste asiático, que son conducidas por un autócrata surgido de elecciones o por un partido único, también quien manda es un dios infalible a quien no se discute. Sea monarquía o república, y en este caso con competencia electoral o sólo con el Partido Comunista, el sistema cultural religioso es el mismo.

El mundo empresario es otro ecosistema cultural con sus creencias particulares, donde hacer es lo más importante. No es que no se piense sino que aun en quienes conducen el tiempo dedicado al hacer, o al hacer hacer a otros, es mucho mayor que el destinado al pensar.

En la cumbre de IDEA, Macri explicó que prefería tres errores con siete aciertos a que, por no errar nunca, sólo hubiera tres aciertos. Errar y hacer van juntos pero esa lógica sería inadmisible en un hospital, por ejemplo. Y un país en crisis es lo más parecido a un hospital, por eso algunos sectores piensan que Macri es malvado. Entre quienes piensan que no es tan inteligente, hay muchos que participaron de IDEA y ven como una amenaza a sus empresas la apuesta de Macri por la globalización y sus continuas citas a Chile o Australia, países con menos de la mitad de habitantes de Argentina, que pueden crecer aceptando una división internacional del trabajo que los especialice en producir materias primas, o la fascinación de Macri con los unicornios de internet y todo lo novedoso.

Otro que hace a Macri sentir incomprendido es Bergoglio, para quien el Presidente sería un superficial pero no una mala persona, y su preocupación ahora se concentra en el optimismo exagerado del Gobierno en el derrame de progreso que producirán sus medidas económicas. Y su cara hosca en la visita anterior y la sonriente en ésta son la forma de orientarlo por el camino correcto para ayudar a la Argentina.