COLUMNISTAS MIEDOS

Mantener el fuego

Una de las muchas teorías acerca de cómo el ser humano domesticó al perro está relacionada con la del chacal dorado.

Portal Perfil.com
Portal Perfil.com Foto:Perfil.com

Una de las muchas teorías acerca de cómo el ser humano domesticó al perro está relacionada con la del chacal dorado. Este era un antepasado del perro y solía rondar los campamentos de las primeras tribus que hacían fuego durante las noches para poder comer y calentarse. Estos primeros habitantes de la tierra se dieron cuenta de que si le daban comida al chacal dorado, éste se saciaba rápido, no los atacaba y se quedaba merodeando el entorno, y si venía alguien extraño les avisaba. De esta forma, el miedo a los enemigos de otras tribus y a que te cayera encima un depredador más grande dejó más tranquilos a los hombres y pudieron dormir. Claro que ese miedo atávico sobrevivió en la especie y se convirtió en insomnio. Por eso muchos especialistas aconsejan tener un perro si se tienen trastornos de sueño.

Cuando mi hija Anita entró en el Colegio Pestalozzi, era una alumna nueva y los compañeros ya se conocían de antes. Esa es una sensación, para quienes la pasaron, muy dura. Te sentís excluido, extraño. Y aunque ella es muy social –hace amigos rápido en las plazas– la marcó en los primeros días. Hasta que trabó amistad con Imbre, un nenito suizo que apenas hablaba español y que también era nuevo, como ella. Imbre estuvo un año en el colegio y se fue con su familia, pero mi hija me lo recuerda siempre. Me dice que fue su primer amigo y que lo extraña. Me dice que Imbre la ayudaba y la comprendía y la cuidaba.

Le dije que imagináramos un fuego en un campamento donde de golpe empieza a soplar viento y a caer una fuerte, fuerte lluvia. Pero el fuego misteriosamente nunca se apaga. ¿Sabés por qué?, le pregunté. No, me dijo. Le dije: porque Imbre en otro lugar del mundo está también pensando en vos y eso mantiene el fuego encendido. De la misma manera que vos lo encendés cuando pensás en Imbre. Se puso contenta.