COLUMNISTAS

Martínez de Hoz: un ícono liberal

PERFIL COMPLETO

En un plano más cercano, fui alumno de Martínez de Hoz en la materia Economía y Derecho Agrario en la Facultad de Derecho. No tuve quejas al respecto en el trato, salvo, claro, la diferencia de ideas profesor-alumno que ya aparecían en aquel momento. En los 90 hubo un par de contactos por circunstancias meramente personales, donde las naturales confrontaciones que surgieron de nuestras diversas posturas se “dirimieron” en un tono afable.

Pero la gran relevancia de Martínez de Hoz en la historia económica del país reside en el punto de inflexión estratégico que significó, ayudado por el gran margen de maniobra que daba la vigencia de la dictadura militar. Asentó con perfiles recios un esquema aperturista “modernizante” que terminó asociado al notable uso del endeudamiento externo y a la prevalencia de la “timba financiera” doméstica de la mano de la desregulación financiera, causando en general daños muy severos en la estructura productiva del país, sobre todo en la industrial.

A lo largo de la saga de industrialización que arrancó en la segunda posguerra del siglo pasado, se dieron varios episodios de “restauración liberal”, si se me permite la terminología, pero que concluían siendo transitorios, afectos a un trabajo sucio a realizar y que se agotaban rápidamente.
La gestión de Martínez de Hoz supuso una impronta muy diferente en el ideario liberal, con un cierto aroma de “eternidad” que venía, más que a imponer arreglos circunstanciales, a modificar profundamente la estructura económica del país. Lo que demandaba “tiempo y esfuerzo”, como rezaba la propaganda política de la época.

En esa dirección, la gestión de marras marcó otro dato de hierro, vinculado a los anteriores, que consistió en la plena inserción del país en el fenómeno de transnacionalización y globalización, siguiendo las modas que se afirmaban a nivel mundial. En términos de una visión estratégica con la que disiento claramente, Martínez de Hoz puede ser considerado un ícono.

*Economista.



Eduardo Luis Curia