COLUMNISTAS MERCANTILIZACION

Medicina pública a través del CUS

.

Desde el Bloque Socialista analizamos con preocupación el anuncio e implementación de la Cobertura Universal de Salud (CUS), y nos preguntamos, ¿cuál es el destino deseado para esta iniciativa? Si vemos los resultados de las experiencias latinoamericanas notamos que no ha tenido los resultados esperados, ha provocado mayor desigualdad, corrupción y fortalecimiento de los servicios privados en detrimento de la salud pública. Así lo evidencian los casos de Colombia y Chile, actualmente en crisis sanitarias, con un sistema de aseguramiento mayormente asistencial antes que preventivo –con el progresivo retiro del Estado de las tareas de difusión, promoción y prevención– motorizando la inequidad.

Desde nuestra experiencia y visión, el reencauzamiento del sistema sanitario nacional a través del financiamiento de la demanda vía CUS termina siendo una gran oportunidad de negocio para el sistema privado de salud. En esto, advertimos una progresiva mercantilización de la medicina pública, anulando posibilidades de crecimiento del sistema público. En lugar de poner al Estado y a los efectores públicos a dar respuestas a las demandas de los ciudadanos que no tienen obra social, el modelo propuesto por el gobierno nacional permite optar entre el hospital público o la clínica privada, financiando al sector privado. Este enfoque desde el cual el Ministerio de Salud de la Nación ha diseñado el CUS desvía el foco desde la prevención hacia la curación, dado que las acciones de prevención no resultan lucrativas y resultan incompatibles con el modelo de negocio.

Desde el Bloque Socialista creemos que un modelo de salud pública debe ser concebido como un conjunto de políticas cohesionadas en un todo, que forme parte de una planificación y de una transformación integral del Estado, que debe actuar por oferta y no por demanda. El Estado tiene la obligación de garantizar la salud universal, gratuita, integral, de todos sus habitantes, entendiendo que debe reconocer ese servicio como un derecho humano inalienable.

Para avanzar en un nuevo modelo de salud nacional, debemos empezar por las provincias, que con mucho esfuerzo y junto a algunos municipios son las que financian mayoritariamente el servicio de salud. Santa Fe, hace casi diez años puso en marcha un plan de salud pública provincial, centrado en fortalecer y expandir la oferta de los servicios de salud pública en todo el territorio santafesino para garantizar el derecho de todos los ciudadanos a acceder a la salud. Eso se hizo y se está haciendo, a través de una fuerte inversión en la oferta de salud pública tanto en infraestructura, como en equipamiento y en recursos humanos, fortaleciendo las acciones en el campo de la prevención de las enfermedades.

En síntesis, resulta necesario evitar que el sector privado tome paulatinamente el control de la asignación y distribución de los recursos de la salud en nuestro país.
Ya lo hemos padecido: la mano invisible concentra en los sectores de mayores ingresos e invisibiliza a los sectores más pobres. No queremos volver a vivir las recetas fallidas del derrame, que lo único que derramaron fue más pobreza y más desigualdad.

*Diputada nacional socialista por Santa Fe. Presidenta del Bloque Socialista.

Alicia Ciciliani