COLUMNISTAS OPINION

Menem, De Vido, Boudou y el Lava Jato imposible

.

PERFIL COMPLETO

Mientras nos entretenemos con la posibilidad de que en la Argentina se pueda emular a Brasil y a su tsunami judicial de transparencia, la (in)Justicia local no deja de darnos baños de realidad. De triste realidad.
Apenas un puñado de ejemplos fresquitos. La Corte Suprema debe decidir sobre un recurso extraordinario del ex presidente Carlos Menem, que dilata la sentencia firme –hasta ahora condenatoria– por la venta ilegal de armas a Ecuador y Croacia. Eso ocurrió hace más de veinte años.

Días atrás, el juez federal Luis Rodríguez rechazó el pedido del fiscal Carlos Stornelli para desaforar e indagar al ex ministro y actual diputado Julio De Vido por el escandaloso caso de la mina de Río Turbio. Lo espera el juicio por la tragedia de Once, de cuyo primer proceso (que duerme el sueño de las apelaciones) fue salvado.

El viernes fue sobreseído Amado Boudou, en una causa por adulteración de documentos en la transferencia de un auto. No es culpable ni inocente, pese a las pruebas de que se fraguó la papelería. Ocurre que prescribió la causa: pasaron 15 años del delito.

Lo del ex vicepresidente es paradigmático. Más allá de que la fiscalía apeló a Casación la prescripción, los tres jueces del tribunal oral admitieron en su momento el inicio del juicio. ¿Por qué no lo rechazaron y evitaron un proceso tan engorroso como inútil? El juez federal que instruyó la investigación, Claudio Bonadio, ¿tampoco evaluó el paso del tiempo? ¿Son o se hacen?

Si ocurren cosas como éstas en un simple proceso de falsear los papeles de un auto, qué quedará para avanzar sobre delitos más complejos: enriquecimiento ilícito, asociación ilícita, lavado de activos, cohecho.
La ineficiencia, la impericia o, directamente, la complicidad judicial para que reine la impunidad es una hipoteca irremontable para cualquier sistema democrático que pretenda ser desarrollado. Y en esto no se trata sólo de apuntar a Justicia Legítima o a la procuradora Alejandra Gils Carbó, como nos quieren hacer creer el Gobierno y algunos medios amigos. Sigan entreteniéndonos con eso también.