COLUMNISTAS

Muchos misterios

No se entiende el optimismo de algún inversor externo ni la admiración de ciertos empresarios por Kicillof.

Foto:Pablo Temes

Nadie explica con algún grado de razonabilidad profesional la razón por la cual han crecido títulos y acciones de la Argentina desde que Cristina ordenó esquivar el fallo de la Justicia norteamericana. O no se desmoronaron esos activos, como suele ocurrir cuando un país –como derivación de ese desvío jurídico– ingresa al default, a un default anómalo o a una irregular cesación de pagos (la falta de precisión semántica obedece al temor del lenguaraz a que el canciller Timerman, guardián imprevisto y estricto del diccionario, lo cite y castigue por utilizar un vocablo en forma inconveniente).

Tampoco se puede explicar el optimismo que anima a fondos e inversores del exterior inscriptos en esta hilera de compradores, ahorristas o especuladores, gente especializada –casi buitre– en sacar agua del desierto. Un misterio casi policial sin pesquisas esclarecedoras.

Menos se entiende que los protagonistas, casi todos extranjeros y en abundancia de los EE.UU. –al contrario de los propios argentinos que operan en los mercados–, ni siquiera contemplen las fricciones de su país con la Casa Rosada y la anunciada decisión cristinista de ceder a otra administración, en 2016, la responsabilidad de solucionar el entuerto. Como si le trasladaran un muerto al sucesor desconocido.

Tampoco se entiende, en ese entusiasmo inversor, el doloroso proceso económico local, manifestado en alta inflación, descontrol del gasto público, emisión récord, caída del PBI, desajuste cambiario y otras variables nefastas. Tan peculiar es este fenómeno contradictorio a las habitualidades que ni la misma propaganda kirchnerista se ha hecho cargo de esas ventajas que lo benefician.

Podría aceptarse que los operadores locales no crean ni en Soros, quien se arriesgó a colocar grageas de su patrimonio en YPF, pero en contraste se podría imaginar que la recurrente facundia de la mandataria apelaría en algún momento de sus parlamentos a esta situación que la favorece. No ocurre, sigue el misterio.

Hay varios justificativos, ninguno robusto. Por ejemplo: compran hoy porque después, cuando se vaya Cristina, lo que vale 100 costará 200. Ningún fundamento respalda esa teoría, sobre todo en una elite acostumbrada a ganar en el día a día de los dividendos financieros, no a la espera del laborioso paso de los años. Otros arguyen que los activos argentinos están baratos, sin detenerse a sospechar que podrán estar más baratos de continuar la actual pendiente crítica (tendencia que casi nadie rebate, incluido el oficialismo).

Tampoco es del todo precisa esa afirmación en casos puntuales: ¿acaso el valor de los bancos es tan inferior en términos relativos al valor de los bancos norteamericanos, por ejemplo? Aun así, las acciones de bancos se sostienen y progresan.
No alcanza tampoco la tontería de decir que nadie sabe qué hacer con tanto dinero líquido en el mundo y, por lo tanto, destinan monedas en tierras que alguna vez serán fértiles. Nadie aplica plata en los agujeros negros.

Y, por último, casi saludable sería descartar la versión de que en enero –cuando caiga la cláusula Rufo que impide pagar un centavo más por lo que se ha pagado a los bonos reestructurados– el Gobierno se prestará a una negociación con los holdouts que satisfaga al juez Griesa: ya la Presidenta advirtió que nunca pagará más de lo que pagó su marido cuando renegoció la deuda. Y justo es admitir que la palabra de la mujer suele ser más firme que la del hombre.

De ahí que no sólo persiste el misterio, más bien se agranda: la olita no disminuye entre los que aventuran dinero, como si no les importara el mantenimiento de la deuda con los holdouts, el dictamen de la Justicia de EE.UU. y, especialmente, el no pago efectivo de los bonos –razón de la palabra default y su ejercicio– que Cristina promete honrar de todas las formas posibles (depósitos suspensivos, cambios de jurisdicción) pero jamás según las condiciones que juró cumplir en el prospecto original.

Aparecen complicaciones de todo tipo en esta secuencia. La incómoda posición del Citi, encerrado entre cumplir con la Justicia norteamericana y la argentina, opuestas ahora entre sí, pasibles sus directivos hasta de ir presos. Hasta el nuevo andamiaje de denuncias que la mandataria expresó y su ministro de Economía multiplicó: el ya famoso y primario plan de cinco puntos atribuido al gobierno de Obama para favorecer a los buitres. Es cierto que el capataz de Washington desvaría con su política exterior, que puede lidiar con el régimen sirio y luego ayudarlo, que fulmina a Al Qaeda y quizás más adelante se asocie con esa agrupación terrorista para liquidar a Isis –por citar múltiples ejemplos–, pero cuesta entender un plan de inteligencia tan rudimentario y explícito para desgastar a Cristina. Menos creíble que atribuirle a la CIA el descubrimiento, en su momento, de una valija con 800 mil dólares portada por Antonini Wilson.

Tampoco se comprende la admiración manifestada por ciertos empresarios respecto de Kicillof. Cristiano Ratazzi, de Fiat, desliza críticas pero se obnubila con su inteligencia. Daniel Novegill, de Techint, lo esponsorea en cuanto lugar accede –como la última reunión con los egresados de Harvard– para que sus colegas de las compañías absorban el conocimiento del ministro. Kicillof, en términos generales, alude siempre –aburrido e interminable– a las peripecias del pasado, a la influencia funesta del neoliberalismo, del consenso de Washington y de los poderes hegemónicos, mientras que para la actualidad impulsó una Ley de Abastecimiento cuyos efectos son imprevisibles para el atemorizado mundo empresarial. Otro misterio, como el de los fondos que se tapan los ojos e invierten en la Argentina.  



rgarcia