COLUMNISTAS PERDIDA


Murió Michel Butor a los 89 años

En la década de 1950 fue una de las figuras más preponderantes del movimiento literario francés llamado “nouveau roman”. También fue poeta y docente.

Portal Perfil.com
Portal Perfil.com
Foto:Perfil.com
Este miércoles murió el gran escritor y poeta Michel Butor en un hospital de Contamine-sur-Arve, de la Haute Savoie, a los 89 años, según informó el diario Le Monde. Con Alain Robbe-Grillet y Claude Simon, fue uno de los fundadores de la última vanguardia literaria, la nouveau roman en los años 50 del siglo pasado, que generó una crisis de la novela moderna en la posguerra que para muchos no ha concluido. Para los críticos, Butor renovó radicalmente las formas narrativas con la novela La modificación (1957) –premio Renaudot del mismo año–, enteramente escrita en segunda persona del singular. Filósofo de formación y amigo de Gaston Bachelard, quien dirigió su tesis doctoral, logró un rápido reconocimiento internacional y su obra (compuesta de novelas, ensayos y poemas) fue estudiada en Francia y el extranjero, especialmente en Estados Unidos. En 2006, la Biblioteca Nacional de Francia le dedicó una exposición, y en 2013 obtuvo el gran premio de literatura de la Academia francesa.

Nacido en 1926 en Mons-en-Baroeul, hijo de un inspector ferroviario, Butor fue profesor de Letras en Egipto, Inglaterra y Grecia entre 1954 y 1957, años durante los cuales publicó su primera novela, Pasaje Milán Nº 15 (1954), y la segunda, El empleo del tiempo (1956). En 1958 se instaló en París, donde trabajó como lector de Gallimard hasta 1968, y luego viajó a Estados Unidos, Japón y Australia, países que se convirtieron en fuentes de inspiración. También enseñó en las universidades de Vincennes (1969), Niza (1970-1973) y en Ginebra, donde fue profesor de Lengua y Literatura Francesa Moderna entre 1975 y 1991.

La obra de Butor, considerada inclasificable, rompe con las barreras de los géneros literarios. Mobile (1962) propone una interpretación de Estados Unidos basada en la obra del escultor estadounidense Alexander Calder, elaborada con distintos elementos (enciclopedias, descripciones de coches, artículos de prensa, etc.), y Boomerang (1978) es un libro en tres colores y tres tramas narrativas. El giroscopio (1996), último tomo de su ciclo El genio del lugar, se compone de cinco ensayos consagrados a sitios geográficos y obras de arte. También es autor de Repertorio I, II y III, que reúnen análisis críticos de los clásicos franceses y ensayos literarios.

Sin embargo, con el tiempo Butor se convirtió en un escritor casi secreto, alejado de los círculos literarios parisinos, refugiado en su casa de Haute-Savoie y –sobre todo– en la poesía. Si bien realizó varios libros de entrevistas, entre ellos Curriculum vitae (1996) y Entrevistas, cuarenta años de vida literaria (2000), en los últimos años rehuía a la exposición periodística y pocas veces habló en público, salvo cuando Ediciones de La Différance publicó su poesía completa (12 tomos) en 2006. Su última obra, publicada hace unos meses por la editorial Buchet-Chastel, en la colección “Los autores de mi vida”, es una antología muy personal de escritos de Victor Hugo, que incluye extractos muy poco conocidos y busca valorizar la figura del escritor polivalente, abierto a encontrar distintos vínculos con los lectores.

Michel Butor hubiera cumplido 90 años el próximo 14 de septiembre.