COLUMNISTAS PAPEL PRENSA

Néstor y Dudi

Dos meses antes de que su avión se estrellara en los cerros Chilpancingo, a diez minutos del aeropuerto de Acapulco, el banquero David “Dudi” Graiver estaba seguro de que podría volver a la Argentina y negociar desde una posición de fuerza con los militares que gobernaban el país y amenazaban perseguirlo.

PERFIL COMPLETO

Dos meses antes de que su avión se estrellara en los cerros Chilpancingo, a diez minutos del aeropuerto de Acapulco, el banquero David “Dudi” Graiver estaba seguro de que podría volver a la Argentina y negociar desde una posición de fuerza con los militares que gobernaban el país y amenazaban perseguirlo.
Graiver confiaba en el poder que le daba el control de Papel Prensa y eso le dijo a Raúl Yaguer, el número cuatro de la cúpula de Montoneros que había viajado a México a verlo. “A mí no me pueden tocar, los tengo agarrados, manejo Papel Prensa: sin papel no tienen diarios y, sin diarios, no pueden gobernar”, señaló Graiver, según el relato de Yaguer a sus compañeros de la Conducción Nacional. Así lo reveló el ex comandante montonero Roberto Perdía en la página 305 de su libro La otra historia, publicado en 1997, cuando Néstor Kirchner era gobernador de Santa Cruz y, seguramente, no soñaba que trece años después estaría peleando el control de Papel Prensa.
Graiver falló en su pronóstico: el 7 de agosto de 1976, su avión se estrelló, él fue dado por muerto y su imperio económico se deshizo con rapidez.
Graiver se convirtió en el banquero de Montoneros cuando pasó a manejar parte de los 60 millones de dólares que la guerrilla obtuvo por el secuestro de los hermanos Born.
Perdía aseguró que “quienes quedaron a cargo del manejo de sus negocios hicieron llegar distintas propuestas para resolver el reintegro de los recursos”, que se referían a Papel Prensa y al diario La Opinión, de Jacobo Timerman. Graiver había financiado ese emprendimiento de Timerman y también el vespertino La Tarde, que había salido para apoyar el golpe militar y era dirigido por Héctor Timerman, hijo del periodista y actual embajador en los Estados Unidos. “Lo cierto es que nada de eso se concretó”, señaló Perdía. Si los Setenta son el manantial donde surgen los sueños, las peleas y los intereses de los Kirchner, tal vez sea el pensamiento de Graiver el que los esté guiando en la pelea por arrebatarle Papel Prensa a Clarín y La Nación.

*Editor jefe de PERFIL y autor de Operación Traviata, ¿quién mató a Rucci?



Ceferino Reato