COLUMNISTAS OPINIÓN


Nueve meses de duelo y parto

El viento de cola de la economía mundial que alcanzó para disimular nuestro parate de 2009 a 2015, se apagó. Hará falta mucho más que festiva impertinencia para reemplazarlo.

PERFIL COMPLETO

.
.
Foto:Pablo Temes

Ayer se cumplieron los primeros nueve meses del gobierno de Macri, y la asociación con el embarazo es obligada. Fueron nueve meses dolorosos como un parto, con el inconveniente de no saber cuánto más se prolongará. Tampoco el resultado final de lo gestado es seguro, porque no hay una ideología clara de derecha y a favor de los ricos como creen los K, ni liberal o conservadora o republicana como quieren creer ciertos anti K. El drama tragicómico de la Aduana, o los servicios de inteligencia a los que en esencia se les mantuvo el poder, o la continuidad al frente de la Policía Bonaerense de un comisario que no podía desconocer lo mismo que hoy Vidal combate son todas señales de la debilidad fáctica y conceptual de lo que se denomina “cambio”, porque su expresión ideológica no tiene palabra y lo novedoso, tal vez, sea sólo ornamento de su vacío.

Pero Macri cuenta a favor con el enorme odio que generó el kirchnerismo en la mayoría de los medios de comunicación profesionales, que con tal de castigar todo lo K reducen la agenda del presente para dedicar la mayor cantidad de tiempo a la corrupción de los 12 años kirchneristas, empujando a gran parte de la sociedad a entretenerse con la novela diaria de Comodoro Py, como si estuviéramos preñados de pasado en lugar de futuro.

El futuro es aún terra incognita, y no se sabe si Macri es el demiurgo que precisa la época

Mientras tanto, el déficit fiscal no se reduce: sigue habiendo 36 empleos públicos por cada 100 empleos privados, cuando en Chile hay 12 empleos públicos por cada 100 privados; crece la deuda externa no sólo para obras de infraestructura sino en parte significativa para financiar el pago de sueldos de las provincias, como en los 90, y no se disipa la duda sobre si el gobierno del PRO vino a hacer kirch-nerismo más prolijo imprimiendo deuda en lugar de imprimir billetes. Shakespeare decía: “Vestir palabras viejas en nuevo modo es todo mi arte”.

Desde una perspectiva ideológicamente opuesta a la ortodoxia económica,  más que expectativas y dudas sobre el resultado del parto lo que hubo fue duelo por la reducción del consumo.

A pesar de la pérdida del 8% del poder de compra en lo que va de 2016, los sueldos privados en Argentina son en promedio 50% mayores que en el resto de Latinoamérica. Pero al no ser el resultado de una mayor competitividad, los precios de los productos también son un 50% más caros que en el resto de nuestros vecinos, creando un círculo vicioso cuya solución requerirá mucho más que un incremento sustancial de las inversiones. Hará falta mucha creatividad para cambiar la matriz económica-cultural de la Argentina, y sorprende que después de nueve meses de gobierno el ministro Prat-Gay proponga un pacto social para tener menos inflación y recesión cuando no se hizo en diciembre, al asumir. Muestra diferencias en el equipo económico y cómo el sistema de dos CEOs supervisando a los ministros genera tensiones. Hay quienes sostienen que Macri terminará poniendo a uno de sus dos vicejefes de Gabinete  directamente como ministro de Economía, y Mario Quintana es el más mencionado.

Tampoco la obra pública alcanzará  para transformar esa matriz. La provincia de Buenos Aires tiene un territorio equivalente al de Alemania y un déficit de infraestructura de 200 mil millones de dólares; aunque Macri lograra destinarle 20 mil millones, no conseguiría un efecto como el del Plan Marshall, que después de la Segunda Guerra reconstruyó a Alemania, y tampoco se acercaría al objetivo de “pobreza cero” que pregona el Gobierno ni se verificarían en la vida cotidiana mejoras contundentes. Aunque María Eugenia Vidal tenga hoy el récord de casi el 70% de imagen positiva, si no logra transformar la penosa situación de la Provincia (escuelas, hospitales, comisarías y rutas con problemas crónicos de mantenimiento), corre el riesgo de que dentro de cuatro años se diga de ella que fue “Scioli con polleras”: muy querible, pero no pudo cambiar nada. La opinión pública es tan volátil que en cuatro años puede modificar totalmente las condiciones de reconocimiento: en 2011 Aníbal Fernández fue quien ganó las elecciones legislativas en la provincia de Buenos Aires con el 57% de los votos como primer candidato a senador.  

Macri hoy tiene la ventaja de una oposición altamente fragmentada y las organizaciones sindicales desprestigiadas, aún sin liderazgos categóricos. Aunque puedan hacer movilizaciones multitudinarias y hasta paros nacionales, los sindicatos ya no son la base de un partido de oposición como lo fueron en el pasado para el peronismo cada vez que no fue gobierno. 

Pasamos de la elocuencia vulgar al discurso del silencio, donde la esperanza es la espera

Hoy no hay una “ancha avenida” de oficialismo y otra de oposición, sino una atomización de espacios políticos todos minoritarios, con el riesgo para la oposición de que cada vez que trate de amalgamarse para adquirir peso electoral termine pasándole lo de Alfonsín-De Narváez, para quienes la suma de partes fue menor que el todo. En su acuerdo con Stolbizer, le atribuyen a Massa decir que sólo sería candidato en 2017 si Cristina Kirchner se postulara para senadora por la provincia de Buenos Aires.

Un ejemplo del estado líquido de las fuerzas políticas argentinas lo muestran los  principales cuadros de la frustrada Alianza que gobernó de diciembre de 1999 a diciembre de 2001,  sirviendo tanto para aportar funcionarios y candidatos al kirchnerismo como al PRO.

El corolario es que duelo y parto comparten la esperanza en la espera. Ambos en el fondo tienen su poder de concepción porque se supone que, acabado el trabajo de duelo (también hay trabajo de parto), quien tiene su humor dolido se cura sustituyendo lo perdido por su reemplazo. El viento de cola de la economía mundial que sopló de 2003 a 2008 y que alcanzó incluso hasta para disimular nuestro parate de 2009 a 2015, se apagó. Hará falta mucho más que festiva impertinencia para reemplazarlo.