COLUMNISTAS OPINION


País humo

.

PERFIL COMPLETO

El placer de la sobremesa, ese momento tan argentino donde se habla de todo sin arreglar nada, invadió la última semana la economía argentina. Primero, con cuatro días de Foro de Inversión y Negocios en el Centro Cultural Kirchner, con 1.600 empresas, decenas de CEO internacionales y funcionarios nacionales departiendo sin parar sobre la mejora del clima de inversión en la Argentina de Cambiemos. Un intangible tan seductor como volátil, que no incluye resultados concretos más allá de algunos anuncios puntuales, aunque en su mayoría ya definidos durante los últimos años. Eso sí, acompañados de innumerables elogios a las reformas económicas del gobierno de Mauricio Macri, que intenta transformar su estrellato en los mercados en resultados electorales en 2017.

Y ayer arrancó el fin de semana de algo así como un contraforo: la audiencia pública por los aumentos del gas. Centenares de oradores que en su mayoría cuestionan los aumentos o la pericia del Gobierno, tienen sus 10 minutos de atención para sentar postura en un evento legalmente irreprochable pero de incidencia nula al ser no vinculante. El Gobierno puede transformarlo en éxito si transcurre así, como otra manifestación más del país de la sobremesa, con opinators de tribuna, speakers del país del humo.