COLUMNISTAS DEFENSOR DE LOS LECTORES

Para un periodismo de excelencia

Desde que los diarios irrumpieron en la vida cotidiana de los humanos, su grado de credibilidad desveló y desvela a sus conductores y editores, sean éstos de medios tradicionales o llegados de la mano de nuevas tecnologías que, aunque vienen encabezando una carrera arrolladora, mantienen como intocables reglas básicas de la relación entre ellos y sus destinatarios (lectores, oyentes, televidentes, usuarios de portales en internet).

FUNDAMENTOS. Manual de PERFIL y tapa de Folha.
FUNDAMENTOS. Manual de PERFIL y tapa de Folha. Foto:cuarterolo

Desde que los diarios irrumpieron en la vida cotidiana de los humanos, su grado de credibilidad desveló y desvela a sus conductores y editores, sean éstos de medios tradicionales o llegados de la mano de nuevas tecnologías que, aunque vienen encabezando una carrera arrolladora, mantienen como intocables reglas básicas de la relación entre ellos y sus destinatarios (lectores, oyentes, televidentes, usuarios de portales en internet).

Según concluyeron en 1953 Carl Hovland (comunicólogo), Irving Janis (psicólogo investigador de Yale hasta su muerte, en 1990) y Harold Kelley (psicólogo social, investigador de los fenómenos de comunicación), son dos los factores principales de la credibilidad: confianza y experiencia. Como subítems, los investigadores describieron “las cualidades del medio, su dinamismo, su conocimiento y competencia, su precisión e imparcialidad”. “La credibilidad –dice, al citarlos, un estudio de Cristina Cavo-Porral, Valentín Martínez Fernández y Oscar Juanatey para la Universidad de La Coruña, España– es un criterio esencial en la selección de un medio, lo que provoca que los poco creíbles sean rechazados o no tengan incidencia en la conformación de opinión”.

La preocupación de los responsables de medios para garantizar a sus seguidores una creciente relación de respeto mutuo basado en la excelencia de sus entregas y la cercanía de éstas con la verdad, sin subordinación a intereses económicos, políticos o sectoriales, tiene en estos días como ejemplo una muy interesante iniciativa del diario Folha de São Paulo (Brasil) con el título “Principios editoriales”. Son 12 puntos, muchos de los cuales coinciden con conceptos y compromisos con el lector contenidos en el manual de estilo Cómo leer el diario, que PERFIL tiene como sistema rector desde su primera fundación en 1998. Folha ha sido muy directo al presentar su iniciativa: “El periodismo profesional es el mejor antídoto contra la noticia falsa y la intolerancia”.

En estos tiempos de grietas, posiciones extremas, carencia de diálogo serio y con fundamentos, la propuesta del diario paulista es elogiable y digna de ser imitada por medios como PERFIL.

“Bajo el supuesto de que la difusión de información confiable y opiniones de calidad estimula el ejercicio de la ciudadanía y contribuyen al desarrollo de las ideas y de la sociedad, Folha declara su compromiso con los siguientes principios”, transmitió el diario brasileño al presentar su propuesta:

1. Confirmar la veracidad de toda noticia antes de publicarla.

2. Practicar un periodismo que ofrezca un resumen ponderado y actualizado de los acontecimientos más relevantes, haciendo énfasis en la obtención de información exclusiva.

3. Priorizar temas que, por afectar a la vida de la colectividad o de una parte significativa de la población, sean considerados de interés público.

4. Promover los valores del conocimiento, de la solución pacífica de los conflictos, de la libre iniciativa, de la igualdad de oportunidades, de la democracia representativa, de los derechos humanos y de la evolución de las costumbres.

5. Abordar los asuntos con disposición crítica y sin tabúes con el objetivo de sacar a la luz problemas, apuntar fallos y contradicciones, cuestionar a las autoridades públicas y entidades privadas, sin perjuicio de buscar contenidos provechosos o inspiradores.

6. Cultivar la pluralidad, ya sea al divulgar un amplio espectro de opiniones o al enfocar más de un ángulo de la noticia, sobre todo cuando haya antagonismo entre las partes involucradas, registrar con visibilidad compatible puntos de vista diversos, implicados en toda cuestión controvertida o inconclusa.

7. Obligarse a ponderar los argumentos de la parte acusada y, cuando se publique una acusación, garantizar espacio a la parte contraria.

8. Mantener la actitud independiente, desvinculada de gobiernos, oposiciones, doctrinas, conglomerados económicos y grupos de presión.

9. Preservar el vigor financiero de la empresa como pilar de la independencia editorial y garantizar que la producción periodística tenga autonomía en relación con los intereses de anunciantes; imprimir, en la publicación, características que permitan distinguir el contenido periodístico del publicitario.

10. Establecer diferencias visibles entre material noticioso, aunque sea rico en interpretaciones analíticas, y artículos de opinión.

11. Rechazar la censura y otras agresiones a la libertad de expresión, reconociendo, en el caso de abuso comprobado de esta libertad, la responsabilidad de los autores, en el ámbito de la ley.

12. Identificar y corregir de manera destacada errores de información cometidos, publicar manifestaciones críticas al propio periódico, y mantener mecanismos transparentes de autocontrol y corrección.