COLUMNISTAS CONTANDO POROTOS


Problemas de precios (e ingresos) relativos

PERFIL COMPLETO

Pocas cosas más ingratas para el gobernante que los resultados. Complica el placer de detentar (o creer que se detenta) poder. Pero a la hora de los tantos, todos valen uno, así sean armados estratégicos dae diseño maquiavélicos o más prosaicas medidas como una actualización en los precios. En la semana pasada, podía "porotear" como conquista de los técnicos el acuerdo legislativo para cerrar con los holdouts, con la yapa de la holgura de los votos. Otro tanto la renegociación incruenta de los acuerdos con China, sellada en la cumbre bilateral de Washington el jueves con Xi Jinping.
Del otro lado del score, la decisión de cambiar el ritmo del ajuste, de hacer el shock: los virulentos aumentos de tarifas de transportes, naftas, agua y gas en el área de Buenos Aires, el mazazo psicológico de la actualización de una parte (¿apenas el 50%?) del desfasaje de los precios relativos heredado de la década K. Medidos en porcentaje, las actualizaciones son tan grandes que el truco de la nominalidad no puede ocultarlos. A pesar de criterios como los que expresó ayer en PERFIL el ministro de Transportes, Guillermo Dietrich, cuando dijo: "Fuimos positivamente agresivos con quienes no les afecta el aumento y moderados en términos de lo que son las tarifas en el resto del país". Pero es difícil comprender la ausencia de reconocimiento público del daño de esta actualización de "precios relativos" al toparse con un desajuste de los "ingresos absolutos". Como lo reconoció Agustín Salvia, el director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, al hablar del salto de cuatro puntos en los niveles de pobreza en el primer trimestre del año, ya bajo égida de Cambiemos, los cálculos no computan los salarios que surgirán de los acuerdos paritarios.
La dinámica de la actividad ya está cobrando víctimas en la industria y en el empleo, y parece fuera de control de las políticas oficiales. ¿Cuántas empresas, sobre todo Pymes, que venían de un parate en el último tramo de la gestión CFK se extinguirán antes de ver el milagro de la recuperación posdefault? Como se dijo aquí ayer, el pronóstico de los industriales de la UIA es gélido, y en gran medida como consecuencia de la aplicación a la industria de las nuevas tarifas eléctricas.
Una aparente falta de coordinación entre diversos objetivos de la política podría derivar en resultados dramáticos para la industria. Hija de la estrategia de subsidios y sostenimiento del empleo del kirchnerismo para superar la crisis de 2008/2009, muchas empresas hicieron crónicos los cobros de los Repro, el mecanismo de pagos parciales de salarios que administró el ex ministro de Trabajo Carlos Tomada, para evitar la baja de puestos laborales. Con el tiempo, empresas con problemas de demanda, de gestión o directamente dependientes de la política, sólo pudieron sobrevivir si cobraban  ese subsidio. En manos de Jorge Triaca, Trabajo comenzó a auditar y a recortar la asistencia de Repros. En pocos días más explotarán en Santa Fe los efectos combinados de altas tarifas eléctricas en la industria metalúrgica y la suspensión de Repros. Tanto las autoridades como los empresarios advirtieron que se producirá una oleada de despidos.

El peor mes. Paradójicamente, en los últimos días  el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, comenzó a hacer un road-show interno de los logros del acuerdo con los holdouts. Empezó a mostrarse en público y a explicar qué significa el gradualismo fiscal que pregona y ejerce. La prédica fue al unísono de los tambores de los aumentos. Algunos funcionarios llegaron a definirlos también como graduales. En todo caso, lejos de la impaciencia del sector privado, el Gobierno actúa con este pronóstico:
Abril será el peor mes de inflación. Espera un 5%, por los ajustes, con un dólar bajo control.
No habrá mayores incrementos en 2016.
El año terminará con un aumento en torno del 30% (seguirán defendiendo públicamente la pauta Prat-Gay de 25%). A diciembre se llegará con un costo de vida mensual de 1,5%.
Insiste en que la "inflación núcleo", la de los precios no regulados, sigue en la declinación desde enero.
Con suerte, para fines de año habrá algunas industrias que muestren signos reactivantes.
La decisión de avanzar con todos los ajustes posibles en la semana de gloria de la votación del Congreso se basa en encuestas que le marcan al Gobierno entre 60 y 70% de imagen positiva. ¿Cuánto durará?

HSBC. El Banco desmintió la información publicada en esta columna la semana pasada acerca de que las operaciones en la Argentina estuvieran en venta, como las de Citibank y el Deustche Bank. Respecto de esta última, de acuerdo con la información que manejan los oferentes, durante esta semana culminará la presentación de propuestas y de entre ellos se dirimirá el que se quedará con la operatoria.



Ariel Cohen