COLUMNISTAS


Psicología de un gobierno empresarial

A Mauricio Macri le gusta el desafío y su mente está entrenada en la toma de riesgo, igual que un emprendedor.

PERFIL COMPLETO


Foto:Cedoc

La acción le arranca
la desesperación
a la angustia.

* * *
¿De dónde saca Macri su certeza? Ministros, secretarios de Estado y asesores del más alto nivel se desesperan frente a los reclamos de todo tipo por las consecuencias negativas que tuvieron sobre la actividad económica las medidas que tomaron este primer medio año de gobierno. Con ánimo de protegerlo, Ernesto Sanz trató de blindarlo legislativamente proponiendo un clásico acuerdo partidario con el PJ que le garantizara tranquilidad en el Congreso. Pero Macri lo desestimó y avanza en su método convencido del triunfo de sus ideas y técnicas.

¿Qué lógica es ésa, que no apela a las concesiones recíprocas tradicionales del poder? Se lo preguntarán desde Sanz hasta, en otro extremo, Cristóbal López, quien inicialmente trató de pactar con Macri, como se confirmó al conocerse la carta que le envió hace meses. ¿Provendrá del engaño que producen ciertos “senti-mientos” cuando las ideologías funcionan como formas de religión, algo tan visto en el alucinamiento de la política kirchnerista en los últimos años aunque en el PRO en sentido contrario?

"Segundo semestre" es un mantra que Macri repite para convencer de lo que él está convencido

Jaques Lacan –que había sido analista de marxistas como Louis Althusser y llegó a pensar que toda ideología era una patología colectiva– acuñó la frase: “El inconsciente es la política”. El reconocido profesor de Ciencias Políticas Fernando Mires acuñó otra frase: “Toda ideología es una patología colectiva así como toda patología es una ideología privada”.

Quizá categorías que no son del orden de la política sino de la psicología, y en el caso de Macri de la psicología de la mente empresarial, ayuden a comprender mejor de dónde proviene esa seguridad convencida de que en el segundo semestre la economía se recuperará fuertemente (hay chistes sobre que Macri es como los estudiantes con aplazos, que siempre les dicen a sus madres: “No te preocupes que lo recuperaré en el segundo semestre”).

Cabeza de CEO. Hubo un coronel carapintada, Aldo Rico, que dijo: “La duda es la jactancia de los intelectuales”. No es casual que a comienzos del siglo XX, cuando aún no había escuelas de Administración, los primeros CEO de las grandes empresas mundiales fueran militares retirados, los únicos que por entonces tenían experiencia en organizaciones con gran número de personas.

Paralelamente, la psicología explica que no hay acción sin certeza. Y también que la acción engendra la certeza.

Simplificadamente: la angustia sería producto de la cavilación, de la duda. Más allá de que no puede conducir aquel cuyo estado es la duda, como De la Rúa, hay distintas fuentes de la certeza. La convicción en una ideología es una de ellas. La confianza en un método es otra.

Claramente, Macri no cree en la forma de hacer política a la usanza de los partidos políticos tradicionales. Radicales o peronistas, más allá de sus diferencias, comparten ser “lo viejo” a los ojos del Presidente.

Tanto foco en lo nuevo y el cambio de lo viejo también tiene una inspiración empresarial. Uno de los libros clásicos de gestión (para Macri gestión y gestión política es lo mismo) más recomendables para todo aquel que desee comprender la cabeza de los CEO es La estrategia del océano azul, del profesor de Harvard W. Chan Kim, el texto que mejor explica la asociación entre innovación (cambio) y éxito.

La metáfora de los océanos azules (lo nuevo) se contrapone a la de los océanos rojos (lo clásico), donde la competencia sobre los mismos paradigmas y productos conduce a una guerra que requiere enormes esfuerzos en espacios saturados.

La estrategia del océano azul en las empresas se parece en parte a la de Duran Barba en política: deconstruir las categorías existentes y reformular nuevas. Uno de los ejemplos preferidos de Harvard Business School es el del Cirque du Soleil: “Cuando apareció por primera vez, en 1984, los grandes circos, muchos de ellos centenarios, se dedicaban a compararse entre sí, exprimiendo los mismos actos circenses tradicionales: más payasos, más domadores famosos y más animales que elevaban sus costos sin modificar sustancialmente la experiencia del espectáculo, mientras caía en picada la demanda”. Cirque du Soleil redefinió el problema en diferentes términos: viendo con otros ojos, abandonó el enfoque reactivo que mantenía hipnotizados a sus competidores siempre en lo mismo, creando una estrategia divergente que hizo foco en reinventar las prácticas del medio, desafiando las nociones convencionales existentes.

A Macri le gusta el desafío y su mente está entrenada en la toma de riesgo, igual que un emprendedor 

La innovación es la clave del éxito para un CEO moderno, y el mejor ejemplo dentro del Gobierno es el propio vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, quien modificó el concepto de farmacia al inventar Farmacity.

Desde esta visión, el “círculo rojo” de los grandes (y viejos) empresarios y otros poderes fácticos permanentes (sindicatos, medios, corporaciones) es el principal enemigo del cambio y una estructura anquilosada, que hay que transformar.

Pero no hay estrategia sin riesgo y, en el campo empresarial, los costos del fracaso son esencialmente materiales. En el político, las consecuencias son otras. Pero a Macri le gusta el desafío (o sea lo diferente) y su mente está entrenada en la toma de riesgo, igual que la de un emprendedor.

El segundo semestre del año comienza en un mes. El segundo semestre de Macri en el Gobierno comienza el próximo viernes 10 de junio.



jfontevecchia