COLUMNISTAS ASUNTOS INTERNOS


¿Qué leían los jóvenes ingleses del siglo XIX?

PERFIL COMPLETO

El 1º de mayo se transmitió en el canal estadounidense Showtime el primer episodio de la tercera temporada de Penny Dreadful, la serie ambientada en la Inglaterra del siglo XIX y que tiene como protagonistas a algunos famosos personajes de la narrativa de horror de ese período, como Dorian Gray y Victor Frankenstein. Como las historietas de la serie The League of Extraordinary Gentlemen, de Alan Moore y Kevin O’Neill, Penny Dreadful es una reinterpretación de las historias de los personajes más o menos conocidos por el público cuyas historias se cruzan en una lucha contra criaturas malvadas, como vampiros, demonios y brujas.
El nombre de la serie deriva de una publicación muy difundida en la Inglaterra del siglo XIX: los penny dreadful (expresión que se puede traducir como “historias espantosas a un penique”) eran novelas que se vendían en fascículos semanales. Contaban historias de criminales y seres sobrenaturales y estaban dirigidas a los jóvenes de la clase obrera.
Un artículo publicado en el sitio de la BBC explica que los penny dreadful comenzaron a popularizarse en los años 30 del siglo XIX gracias a la evolución de la imprenta y de la distribución de libros y diarios. Cada fascículo contenía alrededor de dieciséis páginas y una buena imagen en la tapa. Un penny dreadful costaba lo mismo que un capítulo de una de las novelas de Dickens, que se publicaban por entregas. Los de mayor éxito podían llegar a vender 30 mil ejemplares por semana.
En el Guardian, la escritora Kate Summerscale explica que a fines del siglo XIX muchas personas pensaban que los penny dreadful tenían efectos negativos en los jóvenes. El 17 de julio de 1895, en Londres, fue encontrado el cuerpo de Emily Coombes en avanzado estado de descomposición, y sus dos hijos, Robert y Nattie, de 13 y 12 años, fueron acusados de homicidio. Robert confesó haber apuñalado a su madre en complicidad con Nattie y el tribunal que los declaró culpables prohibió la venta de los penny dreadful, dado que la policía encontró una gran colección de estos fascículos entre los objetos personales de los chicos. El nuevo libro de Summerscale, The Wicked Boy, apareció el jueves pasado en Gran Bretaña y cuenta justamente este caso. Según la reconstrucción de la historia realizada por Summerscale, Robert mató a su madre impulsado por varias razones: la ausencia del padre, las amenazas de la madre y el instinto de proteger a Nattie.
La mayoría de las historias de los penny dreadful (salvo excepciones, como la de Sweeney Todd, el barbero diabólico de la calle Fleet, que inspiró varias películas) cayeron en el olvido. Probablemente ocurra lo mismo con la serie dentro de algunos años, pero mientras tanto la emiten por el servicio de streaming de HBO gratis durante todo mayo. Por favor, no maten a nadie hasta comienzos de junio.

gpiro