COLUMNISTAS

¿Qué se viene en el mundo fintech en la Argentina?

.

Durante 2017 e incentivado por el BCRA, hemos leído y escuchado en reiteradas oportunidades acerca de distintos conceptos que hasta hace dos años parecían muy lejanos para el argentino medio: billetera electrónica, préstamos entre personas, Bitcoin y bancos digitales, términos fintech que se están metiendo en forma creciente en el día a día de nuestra economía y que están captando cada vez más adeptos.

Y entonces nos preguntamos, ¿qué es lo próximo que se viene? El Banco Central tiene dos objetivos claros: hacer la vida de los argentinos más fácil y bajar los costos de intermediación, o sea que tanto comercios como consumidores paguemos menos por servicios cada vez mejores.
El lanzamiento de distintos bancos electrónicos, es decir, sin sucursales, está siendo una realidad con señales positivas para el mercado. Bajo este paradigma se podrá dar de alta una cuenta de manera remota sin tener que ir a una sucursal física, lo cual fomentará el proceso de inclusión financiera y ayudará a personas que estén lejos de sucursales bancarias o quieran evitar procesos burocráticos, hacer de los procesos algo mucho más sencillo. Adicionalmente, al no tener una estructura de sucursales, los cargos y costos por este tipo de servicios será mucho menor que los de cualquier banco.

Por otro lado, otra iniciativa que el Banco Central está llevando adelante en lo que a medios de pagos refiere es el Debin; medio de pago independiente que permitirá el débito en la cuenta del cliente de manera inmediata (hoy puede tardar hasta 48 horas) y sin intermediarios, lo que hará que el costo del mismo sea mucho menor. Este instrumento, a su vez, tiene como objetivo incluir un nuevo competidor al mercado para reducir la posición dominante de las tarjetas. El lanzamiento oficial del Debin tendrá lugar el próximo 14 de julio y los bancos y entidades financieras podrán implementarlo hasta el 14 de agosto.

Ahora bien, todas estas innovaciones necesitan de un proceso de adopción y un incentivo para que el consumidor pueda  incorporarlas a su economía. En este sentido, un ejemplo disruptivo es el de los micropréstamos online. Para poder tirar abajo la barrera de pedir un crédito por internet, se ofrece la experiencia de solicitar dinero de manera online, en términos claros, sin costos ocultos, desde cualquier lado y en cualquier momento.

En un contexto de permanente cambio y actualización en las empresas, los bancos y los consumidores, queda todavía mucho por hacer en el mercado argentino. Parte del crecimiento que veremos en los próximos meses estará dado por el ingreso de nuevos jugadores al mercado, lo cual favorecerá su crecimiento y garantizará una mayor competencia, que facilitará el abaratamiento de costos de cara a los consumidores. Es lo que los consumidores argentinos venimos pidiendo desde hace mucho tiempo: mejores servicios y menores costos.n

*Country Manager de 4finance

Salvador Calogero *