COLUMNISTAS OPINION

Quién manda en la era de las Lebacs

Cuál es la mejor inversión en la actualidad. El dólar frente a las Lebacs.

Lebac frente al dólar
Lebac frente al dólar Foto:Lebacs




Javier Soruco*

El stock de Lebacs en circulación asciende a $ 726 mil millones, de los cuales el 56% vence en un mes, y 35% entre uno y  tres meses. En total 91% en un plazo menor a tres meses. Traducido al castellano: el perfil de vencimientos está muy concentrado en el corto plazo con $ 402 mil millones que vencerán el próximo 16 de mayo. Para tener un punto de comparación, este último vencimiento representa a valor del dólar mayorista al martes 2 de mayo ($ 15,33), US$ 26 mil millones, la mitad de las reservas que posee el BCRA.

¿Qué pasaría si aquéllos que poseen Lebacs como ahorro llegan a la conclusión de “el dólar me parece que está barato, y lo que gané con la tasa en pesos ya es suficiente”? ¿Harían lo mismo que ha anunciado  el BCRA?

El BCRA comenzó un proceso de acumulación de reservas para alcanzar un 15% del PBI, este monto de mínima  se espera que sean 25 mil millones, aunque hay entidades que pronostican un monto más cercano a los 40 milmillones. Esto busca equiparar la relación “reservas versus PBI” con el resto de los países de la región, con el objeto de mejorar la calificación crediticia del país y acercarlo al “grado de inversión” (menor costo de fondeo).

En 2015 las reservas sobre PBI eran de sólo 5% y el rendimiento de un bono a diez años era del 8%, mientras que hoy con 9% del PBI en reservas rinden 6%. El Banco Central no explicitó un plazo para alcanzar este objetivo, si siguiera comprando en promedio US$ 1.500 millones  de dólares por mes como hizo el último año, no alcanzaría un año.

Actualmente, hay seis países de la región que tienen “grado de inversión”: Colombia, Uruguay, Panamá, Perú, Chile, México. Si consideramos lo anunciado por el BCRA  a medida que aumenten las reservas deberíamos visualizar una baja en  los rendimientos de bonos en dólares, como sucede en el resto de la región, si a ello se suma la liquidez del Sinceramiento Fiscal que próximamente se volcará al mercado en búsqueda de inversiones en Títulos Públicos  (no  alcanzados por el pago de impuestos a las  ganancias y bienes personales) seguramente veremos una presión al alza con los bonos en dólares del tramo corto y medio como lo confirmó en abril.

El primer trimestre del 2017  existió  una alta demanda de dólares ya sea de turistas, ahorristas o grandes inversores que buscaron Letes. A lo detallado anteriormente se sumará como ya sabemos el Banco Central comprando dólares, claramente el precio está validado por la oferta que es coyunturalmente abundante y se resume en la colocación de deuda en US$ en el exterior de deuda soberana y subsoberana, los dólares provenientes del Sinceramiento Fiscal, la deuda emitida en dólares por  las principales compañías aprovechando tasas sumamente atractivas en dólares y la liquidación de la cosecha.

Claramente el dólar sigue siendo el rey, aunque hoy el reino sea de las Lebacs y el “carry trade” esté de moda; moda que está terminando de serlo por la dolarización de las carteras que ya ha empezado.


*Agente Productor del  Mercado de Capitales.


Javier Soruco*