COLUMNISTAS COMUNICACION

Resignificando una era

PERFIL COMPLETO

Los hechos demuestran que para los equipos liderados por Macri el lenguaje es un arte en sí mismo, una herramienta fundamental en su estrategia de gobierno.
Las reflexiones sobre la comunicacion durante el kirchnerismo suelen/solian centrarse en “el relato”. Menos se ha dicho sobre otro aspecto igual de relevante y que es su contracara: el silencio. Ya fuera por exceso de prudencia o por represalias explícitas, durante largos años muchos actores han preferido no decir nada para no correr riesgos. Empresarios y funcionarios de gobierno encabezaron esa lista. Su silencio tuvo un efecto muy contundente sobre los medios.

Obligó a los periodistas a abusar del uso del condicional, del eufemismo de “fuentes de la empresa” y del “off the record” para poder cumplir con la misión de informar a los lectores. Respecto de los expertos en comunicación, voceros y también mal llamados “prenseros” enfrentamos la complejidad con creatividad y bastante padecimiento. La explosión de las redes sociales se consolidó como un canal de comunicación efectivo y fue nuestro refugio. La convicción del valor de la comunicación para generar entendimiento no tenía mucho sentido en un contexto en el que el entendimiento no era un valor.

Ahora, que hubo un cambio, la comunicación también festeja la mutación. Las empresas, agencias y consultoras rearman sus equipos de comunicación con el entusiasmo de que seremos necesariamente resignificados. No puede ser de otra manera si el diálogo se convierte en valor supremo. Y las señales dadas hasta el momento son promisorias.
En estas semanas se han vivido días afiebrados. Pases del sector privado al público, de las empresas y del sector de las organizaciones sociales al Estado nacional, municipal, provincial. Los lugares en las empresas se cubren con profesionales calificados que provienen de las agencias, del emprendedurismo y de las universidades. La política ha crecido en profesionalismo y, finalmente, la reputación personal, empresarial y estatal está en manos de los especialistas en comunicación. En resumidas cuentas: todos subimos un escalón.

El Gobierno se encuentra con el gran desafío de manejar la expectativa de las personas que lo votaron. Y también de quienes no lo votaron. Debe encontrar el mejor modo de transmitir idoneidad, liderazgo y coherencia. Tienen que contar la historia, y saben que en esto no puede fallar. Los cuadros técnicos se están armando, pero en este mundo eso no es suficiente: al Storydoing lo completa el Storytelling. Y viceversa.
Pareciera que por fin la política argentina se contemporiza, se pone a tono con esta era donde la transparencia es un valor de época. Hoy los profesionales de las relaciones públicas desafían el prejuicio añejo del trabajo, es simplemente “tomar un cafecito” o convocar la presencia de un “celebrity en un photo opportunity”.

Parte de la comunicación estratégica de PR radica en armar equipos capaces de transformar ideas en acciones, acciones en mensajes, mensajes en discursos y discursos en emoción para llegar a la gente . Esto será parte del "restarteo" de la República Argentina. En Cambiemos saben que en la credibilidad está el activo más valioso. Y desde acá lo festejamos.

*CEO Urban Grupo de Comunicación.



Verónica Cheja