COLUMNISTAS OPINION

Siempre es la economía

.

La cuestión de género en la Argentina hoy tiene un eje central de  preocupación que es poner fin a la violencia contra la mujer. Lo primero en la agenda es lograr que no nos maten.
Pero las formas de violencia no son sólo físicas. La desigualdad económica es un factor que cruza a todos los sectores: desde el desempleo hasta la imposibilidad de lograr un ascenso e incluso la brecha salarial por la que las mujeres ganan un 25% menos que sus pares hombres por el mismo trabajo.
El debate por el tiempo de cuidado, la discusión para ampliar las licencias por paternidad, también forman parte de un debate económico y la posibilidad de reducir un factor de discriminación hacia las mujeres en el mercado laboral. Nos incorporamos al mercado de trabajo sin que antes mediara una renegociación del trabajo “invisible”: esas tareas del hogar, el cuidado de hijos, ancianos o familiares enfermos.
Por eso nace la sección “50/50”, que aspira ya no sólo a la igualdad entre empresas y trabajadores, sino entre hombres y mujeres, para que el sexo no defina las posibilidades de desarrollo. Y sí, desde la misma editorial que publica la revista Hombre.