COLUMNISTAS SE ABRE PASO EL BLANQUEO

Suspenso en los paros, visitas y percepción de la crisis

Se conoce que quedó muy impresionada la misión del FMI en su paso por la Argentina.

PERFIL COMPLETO

Portal Perfil.com
Portal Perfil.com Foto:Perfil.com
Se conoce que quedó muy impresionada la misión del FMI en su paso por la Argentina. Se supo del apoyo que dejó –y en próximos días hará explícito al dar su informe de la auditoría del Artículo cuarto– al rumbo del gobierno de Cambiemos. Fue muy valioso para el Gobierno en una semana estadísticamente trágica: índices dramáticos de pobreza, caída de actividad, desempleo y construcción. Menos difundida, en cambio, fue la sorpresa de la misión del organismo al ser recibida por la cúpula de la Unión Industrial Argentina. En particular por el fallido intento de los manufactureros por expresarse fluidamente en inglés ante los fondomonetaristas que hablan perfecto en castellano. Habrían sembrado los industriales algunas dudas sobre lo que se considera aquí una ventaja competitiva: cierto buen manejo del inglés por encima de la media regional.

Quedaron desorientados también por  dos situaciones. Por un lado, no pudieron acordar una próxima visita al país de la titular del organismo, Cristine Lagarde. A la funcionaria le gustaría visitar el país, pero el Gobierno le habría cortado el paso. Cuando lidian con la percepción social de ser ajustadores seriales, cuando empiezan a sacarse el sayo merced a la opción de un ajuste gradual, y cuando deben vérselas con cuestionamientos al endeudamiento como fórmula de financiamiento preferida, no quisieran quedar expuestos a las luces del FMI.
Alfonso Prat-Gay pasó a ocupar un papel relevante ahora que se discute el Presupuesto y que el Gobierno se encamina a la discusión preelectoral. La mesa de debate con la CGT lo tuvo de protagonista, y el viernes, al día siguiente, fue el encargado de confirmar que se negocia el pago de un bonus de fin de año y la exención de Ganancias al medio aguinaldo. El ministro de Hacienda y Finanzas se puso de acuerdo con los propios cegetistas, que hacia afuera seguían con la cara pintada, acerca de qué hacer con el Fondo. “Le ofrecimos sentarnos con los del FMI si es que necesitaba que planteáramos nuestra posición, pero Alfonso nos dijo que no era necesario”, explicó a PERFIL uno de los triunviros de la central obrera.

Estos empujes externos se complementaron con el del secretario del Tesoro de los EE.UU., Jack Lew, quien puso sobre la mesa un mensaje esencial para el éxito del plan de blanqueo de capitales.   Tras la fallida oferta del bono que cerró el viernes, todos los cañones apuntan a las exteriorizaciones de propiedades y de efectivo, de aquí hasta marzo. Muchos de los que dudan y tienen bienes y fondos radicados en los EE.UU. todavía creían que la falta de incorporación de los EE.UU. al acuerdo global de intercambio informativo podría ponerlos a salvo. El respaldo al proceso y los acuerdos para facilitar la tarea al Gobierno argentino habrán sido decisorios.

Fotografía y película. Sin dudas, el retrato de la situación económica que planteó la lluvia de índices negativos del Indec fue demoledor. Para quienes están pendientes de un crédito, se le sumó la difusión de las metas de inflación por el BCRA, con una apuesta al 17% para el año próximo, en simultáneo con la decisión de plantar en 26,75% la tasa de las Lebac, en lugar de bajar 0,5 punto como hacía ocho semanas. ¿Seguirá apostando a altas tasas para contener la inflación el Central? ¿Demorará la reactivación el costo del crédito? Pero quienes observan la independencia institucional de Federico Sturzenegger como parte de la construcción de un modelo “institucionalmente normal” y seguro para canalizar inversiones, lo festejaron y esperan que las inversiones y la recuperación lleguen más rápido por este canal que por la reactivación de la demanda.

Por razones de interna sindical, tal vez por el influjo de la Iglesia y probablemente intuyendo cierto cambio de aire, la CGT se acomodó en la resistencia pasiva del “paro sin fecha”. Coincidentemente, el suspenso ganó a la visita de Francisco pensada para 2017. Tal vez el concepto de que se llegó a un fondo de la crisis en agosto, de la mano de algunos indicadores, y que se perciben nuevamente rasgos reactivadores, los haya vuelto más permeables al diálogo. Por lo pronto, un sondeo de Marangoni & Rodríguez y Asociados (M&R) midió el grado de adhesión a un paro general de la CGT, y les arrojó que 51% está en contra, el 37% está a favor y el 12% no tiene opinión formada.

Otros números relevados hasta hace una semana por M&R detectaron que una coincidencia en el repunte de la imagen del Gobierno, de mejora de las expectativas económicas personales y del país, y una caída de la inflación y el desempleo como principales preocupaciones populares. “El índice que combina la evaluación del Presidente (imagen y gestión) con la situación económica personal y la economía del país creció en los dos últimos meses de 46,7 a 49,0, y está prácticamente en equilibrio”, explicó Gustavo Marangoni (ver infografía en esta página). “La encuesta la cerramos después de las audiencias por las tarifas, y parece que la incertidumbre cedió, y hay más credibilidad en los pronósticos del Gobierno. Podría haber una percepción de que agosto fue el peor momento”, estima el economista Fabio Rodríguez. ¿Un punto de inflexión de la caída económica?

Suspenso postal. La semana pasada se anticiparon aquí nuevos pasos de  un conflicto en el principal correo privado del país, OCA. El sindicalista Hugo Moyano, lo más alto del Gobierno, un triunvirato que responde al gremialista y gestiona la empresa de espaldas al propietario de la compañía, Patricio Farcuh, pujan por el destino, signado, hace dos meses, por una crisis en el pago de salarios a 7.800 empleados. Un embargo a las cuentas de la compañía por la AFIP impide usar fondos de la empresa. Farcuh no podía pisar las oficinas hacía semanas, acusado por los dos sindicatos que actúan allí (Camioneros y Personal jerárquico) de vaciarlo. El dueño de la compañía denuncia, a la vez, que quieren sacarle las acciones e iniciarle una juicio en lo penal económico, mientras no logra acceder a las cuentas que demuestren el destino de unos $ 1.100 millones manejados desde principios de año por la gerencia de la empresa. El viernes logró volver a su despacho. Aparentemente también logró moderar la ofensiva para ser desbancado y vendida la empresa a terceros. Moyano tiene en sus manos parte de la definición, pero también el Gobierno, sensibilizado, cree Farcuh, por los riesgos que implicaría su salida abrupta de la empresa en la relación de los funcionarios con el papa Francisco. Con sueldos por pagar esta semana, cada día puede ser una sorpresa.