COLUMNISTAS TIEMPOS POLITICOS


Temporada alta

La economía y la Justicia marcan un punto bisagra. Las cartas que jugará el Gobierno.

PERFIL COMPLETO


Foto:Pablo Temes

La batalla contra los holdouts es cosa del pasado. Al Gobierno  le ha llegado la hora de la verdad. A partir de este momento deberá demostrar que tiene un plan económico que le permita enfrentar los tres males que aquejan a la Argentina: la inflación, la caída de la actividad y el desempleo. Abril fue un mes duro para el bolsillo de los que menos tienen. Llegar a fin de mes se ha transformado para ellos en un desafío angustiante. Mauricio Macri lo reconoció en uno de sus discursos de la semana. Los despidos forman parte de ese universo que abruma a decenas de miles de trabajadores. En algunos casos como realidad y en otros como amenaza.

Hay empresas que frente a la caída de la actividad están suprimiendo turnos y anticipando vacaciones. En otros casos, se ha cortado la cadena de pago a proveedores, y sólo logran mantenerse con algo de holgura aquellas firmas de mayor espalda financiera. La construcción y el sector metalúrgico –acero y aluminio– son una muestra clara de este presente rico en altibajos. “Esperamos el camión con los materiales” –reclama un cliente a su proveedora–, del otro lado del teléfono la respuesta se repite una y otra vez: “El envío no será posible hasta que no cancelen los pagos adeudados. Estamos descalzados hace tiempo”. La charla no termina allí, y el cliente argumenta que si no recibe lo solicitado o una prórroga para cumplir con los pagos adeudados, sencillamente buscará otro proveedor. El ejecutivo de ventas retruca elevando el tono de la conversación: “Si no buscamos juntos una solución me encargaré de que nadie en el mercado te brinde lo que estás necesitando”.

A Cristina le pesa cada vez más un pasado que la tuvo como activa protagonista

La realidad dura y de consecuencias adversas para el oficialismo estuvo en la raíz de los dos hechos políticos más significativos de la semana; la movilización organizada por la totalidad de las centrales sindicales del país y la media sanción que le dio el Senado al proyecto presentado por la oposición para suspender los despidos por 180 días. Los dos hechos marcan el fin del período de gracia del que gozó el Gobierno hasta aquí. El acto de las CGT y las CTA fue fuerte. El tono de los discursos tuvo aire de advertencia: si la tendencia no cambia, lo que viene en breve es un paro nacional. El escenario de ayer refleja las paradojas y la volubilidad de la vida política argentina. Hace poco más de seis meses, en ese lugar, Macri y Hugo Moyano compartieron un acto de la campaña electoral que fue criticado por la entonces CGT oficialista encabezada por Antonio Caló. La fotografía de lo que sucedió ayer demuestra que una vez más se ha cumplido el axioma que dice que cuando gobierna el peronismo, las organizaciones sindicales se dividen para unirse cuando quien ejerce el poder pertenece a un partido no peronista.

Además de lo antedicho, la derrota en el Senado tiene para el Gobierno un significado inquietante: marca el fin de una etapa en su relación con la oposición. Quedó claro que esta vez, los pedidos hechos a los gobernadores por parte del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, no fueron efectivos. Resta saber si no pudieron, no supieron o no quisieron inclinar el voto de sus senadores hacia las posiciones del oficialismo. Lo cierto es que esto abre un espacio de duda acerca del acompañamiento que desde la Casa Rosada se espera hacia algunos de los temas sensibles que están en el ámbito legislativo. El que ahora descuella es el de la confirmación de los dos nombres postulados para ocupar las vacantes existentes en la Corte Suprema. Las chances de lo que, hasta hace unos días, pareció ser una aprobación segura de los pliegos de Horacio Rosatti y de Carlos Rosenkrantz se desvanecieron. El jefe del bloque de senadores del Frente para la Victoria, Miguel Angel Pichetto, fue claro al respecto: “El Gobierno debe aún conseguir los votos para esas confirmaciones”.

Mientras tanto, la investigación judicial de la “ruta del dinero K” avanza a ritmo de novela de suspenso con ribetes hollywoodenses. Los desplazamientos del fiscal Guillermo Marijuan se hacen siguiendo casi al pie de la letra mucha de la información aportada por Leonardo Fariña. Quienes están al tanto de los movimientos del valijero señalan la forma meticulosa con la que va volcando al papel y en forma manuscrita la información que le hace llegar al juez federal Sebastián Daniel Casanello. Lo notable es que muchas de esas cosas se van corroborando en la realidad. Es una realidad que no deja de asombrar. El nivel de enriquecimiento parece ser infinito.

Lo que viene va dejando de ser una incógnita. Lázaro es Néstor Kirchner. A Cristina le pesa cada vez más un pasado que no la tuvo como espectadora, sino como activa protagonista. Los antiguos socios y amigos la acorralan. Todavía resulta incierto aventurar hasta dónde avanzará la Justicia –cuya relación con el macrismo es poco profesional por falta de pericia política del PRO–. En este escenario, la esposa de Lázaro Báez es hoy una espada de Damocles, que se ciñe sobre altos ex funcionarios kirchneristas; ha hecho saber que no hablará ante los medios. Nunca confirmó o descartó si lo hará delante de un juez. Los resultados de los allanamientos y el avance sobre su familia nos darán la respuesta.

Producción Periodística: Santiago Serra.



ncastro