COLUMNISTAS MUNDOS

Todo funciona

PERFIL COMPLETO

Una pregunta y siempre le dicen: “Es que allá* todo funciona”. Una reflexiona y ve que no le hablan de paisajes, historia o cultura sino de que todo funciona. Entonces, una recuerda que en los boliches mueren 300 chicos porque las salidas de emergencia estaban cerradas con candados y nadie controló que estuvieran abiertas; que los trenes chocan y mueren sesenta y nadie nunca hizo nada para arreglar vagones, durmientes, señales etc., y que los subtes se quedan parados en el túnel con puertas cerradas y si se incendia algo todo el mundo se muere quemado, que es una fea manera de morir, y nadie en hora y media dijo nada ni abrió  puertas ni llamó a los bomberos ni nada hasta que se abrieron solas pero no vino nadie y la gente salió por las suyas, y podría haber venido otro tren por la otra vía y ni hablemos de lo que hubiera pasado, y llueve a cántaros y la gente pierde hasta las medias y se abren cráteres en las casas y cae todo incluyendo los chicos y la abuela, y nadie se ocupó de prohibir el edificio que están construyendo al lado con tres niveles subterráneos de cocheras, y se gastan millones de dólares en paraísos electrónicos y con la mitad de esa guita se hubiera podido entubar los dos arroyos que alegremente posibilitaron la inundación, y por supuesto a nadie van a resarcir con nada y, si bien la abuela muerta va a seguir muerta, la familia hubiera podido comprar colchones y heladera y medias y sweaters. Después viene alguien y dice: “Ah, es que allá* todo el mundo paga sus impuestos”. Sí, digo yo, pero allá* la gente ve escuelas, carreteras, hospitales: sabe adónde van sus impuestos”.

Ah, acá también sabemos adónde van los impuestos que pagamos.
 

*Australia, Suecia, Dinamarca, Nueva Zelanda, Noruega, Inglaterra, Alemania, etc.



Ángelica Gorodischer