COLUMNISTAS DIA INTERNACIONAL CONTRA EL MALTRATO AL ADULTO MAYOR

Un drama silencioso

PERFIL COMPLETO

Cuando conocí la historia de Elena (cambié el nombre de la persona para preservar su identidad), quien con más de noventa años dejó la casa en la que vivía para pedir ayuda y dejar de ser víctima de maltrato, confirmé que siempre hay una esperanza. Que siempre se puede volver a empezar. Durante años sufrió maltrato por parte de su hijo y de su nuera. Hoy Elena reside en un hogar de la Ciudad y brinda su ayuda a otros adultos mayores víctimas.

El maltrato de los adultos mayores es un problema social oculto, generalmente sufrido en silencio. Millones de personas mayores en todo el mundo son víctimas en el medio familiar, comunitario o institucional.

Durante 2013, en la Ciudad de Buenos Aires se recibieron más de mil denuncias por situaciones de maltrato a adultos mayores. Más del 70% de los casos denunciados corresponde a mujeres, y en cuanto al tipo de ofensa, el 9% señala que es a través del maltrato físico; el 19%, del maltrato psicológico; el 44%, del maltrato estructural; el 15%, del abandono o la negligencia; el 6%, del abuso financiero, y por otros motivos el 7%, según indica un informe del Programa Proteger perteneciente al Programa de Protección de Derechos de la Subsecretaría de Tercera Edad, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social porteño.

El maltrato a las personas mayores es un problema urgente que merece nuestra atención y preocupación porque, desafortunadamente, son demasiadas las personas que podrían hallarse en situación de riesgo.

El rápido envejecimiento de la población y el aumento de la longevidad humana generan nuevas situaciones sociales que debemos prevenir y enfrentar.

Por eso, convoco a la reflexión sobre nuestras actitudes con respecto al envejecimiento y al rol de las personas mayores en la sociedad: imaginemos nuestra propia vejez y reflexionemos sobre cómo nos gustaría ser tratados.

Cada etapa de la vida debe ser vivida con plenitud y dignidad. Seríamos una sociedad muy ciega si no fuéramos capaces de valorar la riqueza enorme que podemos recibir de nuestros adultos mayores.

Todos y cada uno de nosotros digamos no al maltrato hacia el adulto mayor.

*Ministra de Desarrollo Social de la Ciudad de Buenos Aires.



Carolina Stanley