COLUMNISTAS MIRADAS


Un libro de la biblioteca

De Ezequiel Martínez Estrada podría decirse lo mismo que Theodor Adorno afirmó sobre el psicoanálisis: que nunca es más verdadero que en sus exageraciones. Porque, en efecto, los tramos más convincentes de sus ensayos pueden no ser los más ajustados, sino al revés, los excesivos. Lo mejor de Martínez Estrada, y también lo más verdadero, parece estar en sus exageraciones: cuando va demasiado lejos. Porque consigue, a puro talento de lector y de escritor, traer ese demasiado lejos lo bastante cerca como para que accedamos a considerarlo.

La visión de Martínez Estrada impera en la desmesura. Será por eso, precisamente, que en sus elecciones de objeto lo fascina lo desmesurado: lo atrae Sarmiento, lo atrae Paganini, lo atrae la pampa, lo atrae Buenos Aires. Lo atrae lo desmesurado porque lo suyo es, ante todo, un saber de la desmesura, y su retórica es perfecta en un arte de la excesividad. Las totalidades interpretativas que ambiciona Martínez Estrada (Muerte y transfiguración de Martín Fierro es un buen ejemplo) parecen destinadas menos a completarse que a desbordarse.

Podría decirse, entonces, que era incluso de esperar que el peronismo atrajera su mirada crítica. ¿O no era el peronismo, acaso, como lo sigue siendo, por cierto, la demasía argentina por excelencia, nuestro ejercicio de desmesura más duradero y visceral, la eterna autorreproducción de un mundo de lo excesivo? En efecto, en julio de 1956 se publicó ¿Qué es esto? Un gran ensayo sobre el peronismo, que no deja de ser, a la vez, lo uno con lo otro, aunque tal vez con menos premeditación, un gran ensayo sobre el antiperonismo. La así llamada Revolución Libertadora había tomado el poder, y la reflexión sobre el peronismo le resultó a Martínez Estrada tan urgente como la reflexión sobre las formas de oposición posibles. Allí sostiene, por ejemplo, lo siguiente: “No se puede cambiar un sistema de bandidos por un sistema de imbéciles”. Y algo antes, sostiene también: “La acusación de la mayoría de los acusadores del peronismo no puede llegar al extremo de que la Justicia los alcance a ellos, y se librarán muy bien de arrojar el bumerán que puede darles en la cabeza”.

Sin reediciones desde agosto de 1956, no era fácil conseguir un ejemplar de este libro. Para provecho de todos, la Biblioteca Nacional lo reeditó en septiembre de 2005, dentro de su magnífica “Colección Los Raros”.



mkohan