COLUMNISTAS

Un punto de partida para pensar

PERFIL COMPLETO

En los últimos meses, las continuas negociaciones de Grecia con sus acreedores han concitado lo peor de dos mundos: ajuste e incertidumbre. Ajuste asociado con el acuerdo previo e incertidumbre por la falta de certeza sobre un nuevo acuerdo. Pareciera que la saga llega a su fin este domingo con el referéndum sobre la nueva propuesta de acuerdo. De ganar el Sí, Grecia deberá hacer ciertas reformas (incluyendo el aumento de la tasa de IVA en las islas y el aumento de la edad de jubilación) y generar un superávit primario creciente que le permita pagar parte de los intereses de la deuda. El No probablemente implique que Grecia debería salir del euro, dado que pareciera una quimera la pretensión de permanecer en el euro sin un acuerdo con la Comisión Europea ni con el Banco Central Europeo. Ello implica incumplir el pago de la deuda y quebrantar los contratos en euros (o sea todos, incluyendo los depósitos).

En síntesis, en un caso es probable que un ajuste fiscal adicional pueda demorar la salida de la crisis; en el otro, si ganara el No, la ruptura de contratos asociada con la salida del euro provocará inicialmente una fuerte caída adicional del producto, pero luego la mayor competitividad para exportar bienes y servicios (si es que la Unión Europea no introduce restricciones comerciales adicionales) puede ayudar al crecimiento. Lo mejor hubiese sido una quita de la deuda (por capital o por menores intereses), un programa de reformas y un ajuste mucho más gradual del déficit fiscal. Pero Grecia enfrentó no sólo sus problemas sino también una posición intransigente de la Comisión Europea y del FMI. Por ahora, entonces, la mejor alternativa no es una opción. ¿Qué hacer? La decisión no es sencilla pero, puesto a elegir y considerando que Grecia ya ha hecho una serie de reformas, y dejando de lado la atractiva abstención, seguiría peleando para lograr un tratamiento más razonable de los acreedores (pareciera que no estamos tan lejos). Pero para ello hay que estar adentro y no afuera del euro.

*Ex ministro de Economía.
Profesor de la Universidad Torcuato Di Tella.



José Luis Machinea