COLUMNISTAS MEXICO Y ARGENTINA


Una familia extendida

PERFIL COMPLETO

Hay momentos que son definitorios en las relaciones entre los países. El año 1976 marca uno de esos momentos. Los acontecimientos políticos ocurridos en Argentina ese año llevaron a México a desplegar, una vez más, su política de solidaridad y asilo.
México otorgó asilo diplomático a muchos argentinos en la casona que hasta este día alberga la Embajada mexicana en el porteño barrio de Belgrano y recibió en exilio a muchos más. En los años siguientes, miles de argentinos hicieron de las tierras mexicanas su casa.
Ese gesto de humanidad refrendó una vez más una vertiente de nuestro actuar internacional. Chile, España, Nicaragua, Guatemala, Uruguay y ciertamente Argentina son sólo algunos de los ejemplos más sonados de una política que nos llena de orgullo. En Argentina, la tarea recayó sobre los embajadores Celso Delgado, Roque González Salazar, Humberto Uribe Escandón, José Antonio Lara Villarreal, Emilio Calderón Puig y sus equipos, quienes afirmaron el compromiso de México por la libertad.
Esa actitud de apertura humanitaria ha sido artífice de un ambiente enriquecedor y plural en México. La lista de las personas que transitaron de un país al otro (algunos aún lo hacen constantemente) es interminable. Las instituciones públicas, culturales y académicas de ambos países se encuentran sembradas con nombres que las atraviesan más allá de las fronteras y la distancia; sus contribuciones robustecieron la relación cultural, intelectual y, sobre todo, humana entre nuestros países. El sueño de una América Latina más integrada se acercó un poco más a su realización gracias a una situación que, si bien se originó en causas dolorosas, a la postre ha mostrado la gran fecundidad del encuentro de nuestros pueblos y sus culturas. De los momentos más oscuros surgió la alegría de encontrarnos como hermanos, rindiendo numerosos frutos. De ese actuar surgió la luz de los “argenmex” que, reconociéndose en los dos países, han fortalecido como nunca antes la relación entre nuestros países.
Con el regreso de la democracia y la reincorporación de los “argenmex” a la vida pública del país –en algunos casos en ambos países–, Argentina se transformó también. Sus universidades e instituciones culturales y políticas se vieron enriquecidas por la experiencia mexicana. En esta nueva etapa se inauguró también un diálogo entre ambos países que ha trascendido la relación diplomática bilateral y se ha transformado en una fuerza positiva para la región.
Hoy, México y Argentina, como socios estratégicos, tienen una cercanía que pasa tanto por nuestra relación diplomática, que este año cumple 185 años, como por una dimensión humana que contribuye a un mayor entendimiento de nuestras sociedades. En este 2016 hemos encontrado nuevos espacios de coincidencia, diálogo y entendimiento.
Este acercamiento se confirma con la aspiración convencida de encarar juntos los retos globales del siglo XXI. México y Argentina creen en el ejercicio de la libertad en un marco institucional garante de derechos y en una activa participación en los foros regionales y multilaterales que nos permitan afrontar a través del diálogo y la colaboración nuestros retos comunes.
Hoy, a cuarenta años del exilio, nos unimos al pueblo y al gobierno argentinos para defender la importancia de la memoria, no como lastre sino como garante para que nuestro actuar cotidiano determine que nunca más seamos testigos del horror y el envilecimiento. Los lazos humanos que se forjaron florecen con esperanza de un futuro en común cada vez mejor. En esta senda, luego de cuatro décadas, México y Argentina seguimos caminando juntos.


*Subsecretaria para América Latina y el Caribe del gobierno mexicano.



Socorro Flores Liera