COLUMNISTAS NIVEL INICIAL

Una oportunidad para igualar derechos

PERFIL COMPLETO

Nuestro país puede mostrar, con orgullo, una significativa expansión de la cobertura del Nivel Inicial, que comprende a niños y niñas desde los cuarenta y cinco días hasta los 5 años. Este proceso es resultado de un conjunto de políticas activas llevadas adelante por el Estado Nacional, entendiendo que la educación en la primera infancia, tal vez como en ninguna otra etapa de la vida, representa una oportunidad para igualar derechos.

Los cinco primeros años de vida son fundamentales para el desarrollo infantil e influyen notablemente en el éxito de la trayectoria escolar, en especial en las poblaciones socialmente desfavorecidas; por ser una etapa clave en la que se logran importantes aprendizajes cognitivos, afectivos, éticos, estéticos y sociales. En este contexto, cabe recordar que la Ley de Educación Nacional, sancionada en 2006, estableció la obligatoriedad de la sala de 5 años, e instó a las jurisdicciones y al Estado Nacional a implementar acciones tendientes a la universalización de la sala de 4.

A diferencia de las normas que protegen derechos civiles, cuyo cumplimiento debe ser inmediato, las leyes que garantizan derechos sociales son de implementación progresiva porque implican asignación de recursos presupuestarios: tras una década de inversión sostenida en el nivel, podemos afirmar que se ha logrado la cobertura plena de la sala de 5 años. La comparación entre los censos de población 2001 y 2010 muestra que la matrícula de la sala se incrementó un 12,3 por ciento, en un período en el que la población de 3 a 5 años decreció.

¿Cómo alcanzamos esta meta? Con políticas activas: construyendo jardines, ampliando los ya existentes con nuevas salas, con colecciones literarias y material didáctico, designando maestros. La alcanzamos con inversión y con trabajo, incorporando a cientos de chicos y chicas que no tenían acceso al juego, la lectura, los números, la contención afectiva y la socialización. Este logro produjo un efecto secundario, aunque deseado: la expansión de la cobertura de las salas de 4 y 3 años. En 2001 estaban escolarizados 366.910 niños y niñas de 4 años; en 2012, la matrícula de la sala trepó a 552.040 alumnos: un 50,45% de incremento. La variación del acceso a sala de 3 fue similar: 184.270 inscriptos en 2001, 273.450 en 2012 (48,39% más). En 2001 había 1.278.215 chicos y chicas incorporados al Nivel Inicial, en 2012, el total de alumnos ascendió a 1.610.845.

Nuestra Presidenta dice que la verdadera igualdad de oportunidades está en asegurar el acceso universal a los bienes materiales y culturales. Entre 2009 y 2013, todos los jardines de infantes públicos del país fueron equipados con 32.460 ludotecas, lo que representa una inversión de más de 133 millones de pesos. En el mismo período se distribuyeron 52.227 colecciones literarias para bibliotecas del nivel y 66.800 Colecciones de Aula, por un monto de $ 123.700.000.

El Plan Nacional de Educación Obligatoria y Formación Docente, aprobado por unanimidad por el Consejo Federal de Educación, establece entre las metas a 2016 la puesta en funcionamiento de 750 jardines maternales completamente equipados, y la construcción de 3.000 nuevas salas en todo el territorio nacional, que recibirán a 160.000 niños y niñas, con una inversión de 2.500 millones de pesos. Como sociedad, hemos cumplido con la obligatoriedad de la sala de 5 fijada por la Ley de Educación Nacional; como Estado, tenemos la decisión política para asignar los recursos necesarios para garantizar la inclusión temprana en la educación formal, para que, en el segundo bicentenario de la Patria, todos los chicos y chicas argentinos de 4 años estén en la escuela.

*Secretario de Educación de la Nación.



Jaime Perczyk