COLUMNISTAS  LENGUA DE SEÑAS ARGENTINA


Una política pública inclusiva

PERFIL COMPLETO

Qué se asemeja a ‘escuchar’ una mano? Tienes que ser sordo para comprenderlo”  (Willard J. Madsen).El comienzo de este poema de Madsen nos sirve de excusa para introducir un tema que no todos conocen. La comunicación es un derecho humano para todas y todos los argentinos. Pero en el caso de las personas sordas, que representan el 1% de la población, el ejercicio del derecho a la comunicación permite hacer realidad el acceso a otros derechos: a la educación, a la salud, a los derechos civiles y sociales.
En el Inadi trabajamos por los derechos de toda la población por igual. Creemos en una Argentina inclusiva, donde no haya barreras de comunicación para ningún compatriota.
Por eso esta semana inauguramos con orgullo un nuevo programa: el de Trámites Accesibles en la Administración Pública Nacional para personas sordas, que podrán contar con un intérprete de lengua de señas que los asista. Y más orgullosos estamos aún de estrenar este servicio con un trámite de matrimonio. Acompañamos esta semana a Milagros y Juan, dos personas sordas que gracias a esta iniciativa pudieron comprender al instante qué les decía el juez que celebró su casamiento.
Desde ahora muchas personas que durante años vieron cómo se vulneraban sus derechos, como consecuencia de la barrera que significa no poder oír y a veces tampoco responder a quienes nos atienden detrás de un mostrador en cualquier oficina de la administración pública nacional, podrán solicitar gratuitamente un intérprete de lengua de señas al Inadi para que los acompañe a todos los trámites que tengan que hacer en organismos públicos.  
Esta iniciativa la desarrollamos en el marco de la ley 27.044/14 –Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad–, con jerarquía constitucional. La convención establece que la lengua de señas argentina es la lengua natural de las personas sordas, fomentando la identidad lingüística y cultural de la comunidad y la accesibilidad comunicacional en los diversos ámbitos.
La lengua de señas es la forma de comunicación natural en la comunidad sorda en Argentina desde hace más de un siglo.
Y lo tenemos en cuenta a la hora de promover las condiciones adecuadas para garantizar la accesibilidad sin barreras que obstaculicen el pleno ejercicio de los derechos de las personas sordas en la realización de trámites en organismos públicos, muchos de los cuales no cuentan con servicios de interpretación en lengua de señas argentina-español.
Empezamos con una experiencia piloto en la Ciudad de Buenos Aires. Y estamos felices porque en pocos días nos solicitaron gestiones de diversa índole.
Vamos a asistir a personas sordas y a ayudar a que muchas personas sordas realicen su sueño de casarse en la Ciudad y también colaborar para que muchos otros se hagan atender de alguna dolencia en un hospital nacional o finalizar su trámite jubilatorio o cumplir con el pago de una deuda impositiva. Seremos un nexo necesario para que los derechos alcancen por igual a toda la población.  
Decenas de trámites podrán terminarse o iniciarse, gracias a la contención que Inadi puede ahora brindarles a ciudadanos que antes tenían dificultades para comunicarse por sí solos y dependían muchas veces de la ayuda de un familiar o un conocido que actuaba de intermediario casual.
Decimos que este servicio de accesibilidad comunicacional es un proyecto piloto, porque recién empezamos y somos ambiciosos: tenemos la intención de replicarlo a nivel federal en el mediano plazo.
La lengua de señas argentina constituye una política pública que promueve la plena participación de todos los ciudadanos y ciudadanas. En el Inadi estamos convencidos de que es posible incluir a todas y todos.  

*Interventor del Inadi.



javier Bujan*