COLUMNISTAS VIRTUDES

Viva el voto

PERFIL COMPLETO

Qué buena idea eso de que a los miembros del Consejo de la Magistratura se los elija por voto popular. Excelente, ¿hay algo mejor que el voto?, y además inspiradora. Se me ocurre que hay que aplicarla a otras actividades. La jardinería, por ejemplo. “Ay, no”, me dijo mi vecina, “don Cosme es un viejo choto, ya no distingue entre la Infiibulissimus styphia y un yuyo cualquiera. Yo voy a votar por el partido Andes y el Plata que trae a este muchacho Estigarribia, moderno, lleno de máquinas electrónicas y todo”. “¿Pero, vos no militás en Aires de Recuperación?”. “Sí, ché, pero Andes trae un jardinero moderno”. “Aaaaah”, atiné a decirle. Y ahí me puse a pensar en los médicos, que al final es la misma historia de los jardineros y de los miembros del Consejo, ¿no le parece estimado señor? Porque no me gusta nada el decano de los médicos ese tal doctor Pinchirrifruti, mucho título, mucho congreso, pero ya está viejo (como don Cosme, ¿vio, señora?) y no sé cómo se puede permitir que un anciano de casi setenta años le tome el pulso a la gente, que para mí que no ve los números del termómetro. Yo voy a buscar y ver qué partido trae la candidatura a médico de familia de un joven que tenga la mirada abarcadora, con visión de horizonte, medicina china, holística, chamanismo, esas cosas nuevas de las que el que nos atiende ahora no tiene idea. Creo que el partido Seguridad o Nada trae a alguien como el que pretendo y si es así, lo voto. Y ya que estamos en el terreno de la salud, ¿qué tal la odontología? ¿Usted está contento con su dentista? Porque si el que tiene no muestra títulos y congresos y grandes éxitos de dientes blancos parejitos en las botineras que salen en la tevé, busque, amigo mío, busque que algún partido debe traer la boleta de un dechado de virtudes en lo que a dientes atañe. En eso el partido a usted no le interesa, pero ¿y qué? Si lo que una anda buscando es otra cosa.



Ángelica Gorodischer