COLUMNISTAS OTROS "PERSEGUIDOS"

Ya hay varios paraguas abiertos

Por Daniel Bilotta | Las prisiones de hoy habilitaron un camino para la "victimización" de otros investigados.

Aníbal Fernández es uno de los dirigentes kirchneristas en estado de alerta.
Aníbal Fernández es uno de los dirigentes kirchneristas en estado de alerta. Foto:Cedoc Perfil

Tanta fue la zozobra del kirchnerismo judicial con las detenciones y el desafuero para Cristina Fernández pedido por el juez federal Claudio Bonadío que apelaron a un argumento inédito para esperanzarse en que la medida solicitada no prosperará: al Gobierno no le conviene que esté presa. Supone invocar una racionalidad política cuya existencia había desconocido hasta ahora. Pero es un teorema que tiene una inconsistencia intrínseca. ¿Dónde debería ser inscripto? ¿Dentro del gradualismo o del reformismo permanente?

   La Casa Rosada contribuye a fomentar el desconcierto. Rechaza cualquier injerencia en el fuero Federal  y en especial con Bonadío que con las prisiones preventivas dictadas a Carlos Zannini, Luis D’Elía, Fernando Esteche y Héctor Timmerman, habilitó un atajo a la victimización de otros eventuales investigados.

   Paraguas abiertos por Aníbal Fernández, Martín Sabatella y Fernando “El Chino” Navarro al declararse bajo libertad condicional. Hábeas corpus sui géneris lanzado en un momento peculiar de Cambiemos. La victoria electoral sirve para retemplar el ánimo pero no otorga mayoría propia en el Congreso. La marcha de las reformas depende de sectores de la oposición.

   A ellos les habló Cristina en rueda de prensa. Aprovechó a Bonadío para cuestionar los acuerdos de un sector del sindicalismo y los gobernadores PJ para darle tratamiento positivo en el Congreso. Puede que Pichetto sume nuevas dudas a las que tenía para defender la Reforma Laboral.

   Cambiemos comprende la tragedia del Estado en la sociedad de la Comunicación: el estrechamiento del espacio natural de la política, sumido en el  de las redes. Imprescindibles para construir consenso en  la opinión pública. De allí la prudencia en cada respuesta que irrita a los medios electrónicos y la velocidad de la luz que replican en su funcionamiento sin que importen demasiado las noticias.

   Esa ambigua perplejidad expuesta en otras ocasiones – Maldonado, submarino ARA San Juan - parece ser el tono del Gobierno, abonado por inesperadas contribuciones. En el largo plazo, la exasperada reacción K es el puente más seguro con la sociedad.



Temas: