POLITICA LA OPOSICIN SE RETIR DEL RECINTO

Artilugio para evitar que Alberto Fernández responda repreguntas

Según bancadas opositoras, se había acordado un mecanismo de preguntas y repreguntas. Skanska. El kirchnerismo sostuvo que "no se trata de una interpelación". En consecuencia, el debate se frustró. Un clásico.

default
default Foto:Cedoc

La realización de preguntas al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, en el marco del informe sobre la gestión de Gobierno que el funcionario debía dar esta tarde en la Cámara de Diputados, se inició poco después de las 16.15, aunque sin la presencia de la oposición.

Polémica por el mecanismo. Mientras la oposición manifestó que se acordó “por unanimidad” la modificación del sistema de preguntas al jefe de Gabinete en la reunión de Labor Parlamentaria, diputados oficialistas señalaron que la presentación del informe del ministro “no es una interpelación”, sino que “es la culminación de un trabajo”, donde se contestan preguntas enviadas con anterioridad.

Al abrir la sesión, con la presencia de 163 diputados, el titular de la Cámara de Diputados, Alberto Balestrini, defendió el mecanismo parlamentario "utilizado desde hace 15 años" ante la presencia del Jefe de Gabinete y rechazó el planteo de la oposición.

"En la sesión informativa no se debate; no es una interpelación", explicó Balestrini ante el reclamo de la oposición y reiteró que en la sesión se aplicaría la tradición parlamentaria para el informe del Jefe de Gabinete como viene sucediendo "hace 15 años".

De esta manera, el oficialismo respondió a la decisión  de la oposición de retirarse del recinto ante la negativa de la mayoría oficialista de aceptar las repreguntas al Jefe de Gabinete.

Fernández, al iniciar su exposición, dijo que lamentaba que los bloques opositores se vayan porque, sostuvo, "podemos hablar de las dos Argentinas: la Argentina real y la que la oposición quiere".

Se produjo además un contrapunto entre el titular del bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria-PJ, Agustín Rossi y el ex presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Camaño, quien acusó al oficialismo de no respaldar la decisión adoptada por la bancada en Labor Parlamentaria.

Tras defender la postura oficial de no modificar el reglamento, Rossi había hecho referencia a una sesión de 2002 del cuerpo en la que Camaño, cuando era presidente de la Cámara de Diputados, había realizado una interpretación del reglamento similar a la que estaba realizando el oficialismo sobre el informe del Jefe de Gabinete. 

Diputados opositores reclamaban que Alberto Fernández respondiera preguntas de cada bancada por separado con posilibidad de repreguntar. Por otra parte, la oposición además reclamó respuestas acerca de cuatro temas en particular: las sobrefacturaciones y coimas a funcionarios públicos de la firma Skanska, el caso Grecco, el mal funcionamiento del INDEC, además de los conflictos docentes en Santo Cruz y Neuquén.

Ante ese escenario, el ministro manifestó, cuando inició su informe (sin la presencia de los legisladores opositores), que sólo recibió 503 preguntas para contestar, pero que "jamás me avisaron que querían hablar sobre temas particulares".

"Han montado un juego mediático", dijo  Fernández, quien vociferó que "obviamente vengo a hablar sobre el caso Skanska, sobre el caso Grecco, sobre como funciona el INDEC, sobre el conflicto docente en las provincias". Tengo "deseos de dar el informe para que los argentinos sepan quienes son unos y quienes son otros", expresó.

Sin embargo, Eduardo Macaluse -titular del bloque del ARI-, sentenció que "si no existen respuetas claras nosotros no vamos a participar de un simulacro de informe al Congreso".