Escribe un veterano de la guerra de 1982  

Murió Jorge Isaac Anaya, impulsor de Malvinas

El Almirante Jorge Isaac Anaya falleció a los 81 años. Fue quién impulsó la guerra de Malvinas, prometiendo al general Leopoldo Fortunato Galtieri, a fines de 1981, el apoyo de la Armada para convertirlo en sucesor del general Roberto Viola en la Presidencia de la Nación.

0
Comentarios
| Este artículo fue leído
0
veces

Foto: Canal 26

El Almirante Jorge Isaac Anaya falleció a los 81 años. Fue quién impulsó la guerra de Malvinas, prometiendo al general Leopoldo Fortunato Galtieri, a fines de 1981, el apoyo de la Armada para convertirlo en sucesor del general Roberto Viola en la Presidencia de la Nación. Sería la tercera junta militar del Proceso. Aún hay testigos vivos de esas circunstancias.


La historia oficial explica esta decisión a partir de la necesidad de la dictadura militar de perpetuarse en el poder, dando crédito a la teoría de las causas endógenas de la guerra de Malvinas. Ese uno de los principales argumentos de quienes condenan de plano y sin discusión ni análisis la decisión de recuperar Malvinas, al margen del camino diplomático.


En un artículo que escribí en 2004, recientemente reproducido en el libro "Malvinas: la otra mirada", polemizaba sobre este tema con el historiador Luis Alberto Romero, afirmando la teoría de las causas exógenas de la guerra de Malvinas. Se trata de una hipótesis desarrollada por algunos analistas del conflicto - "polemólogos" se autodefinen, entre los que destacan Mariano César Bartolomé-, y que afirman que el conflicto armado de 1982 entre la República Argentina y el Reino Unido fue "fabricado" por EE.UU. e Inglaterra, con la finalidad prioritaria de establecer una base militar de la OTAN en el Atlántico Sur, que es la que hoy está en la Isla Soledad, llamada "Mount Pleassent".


Según esta interpretación, habría dos razones estratégicas principales para convertir a Malvinas en un gigantesco portaaviones fijo occidental:

  • Proteger las líneas de control marítimas del petróleo de Medio Oriente desde el Atlántico Sudoccidental, amenazadas por la presencia soviética en territorio africano.
  • Reemplazar la base de la OTAN en Simonstown, cerrada por el régimen racista surafricano, para instalar los sensores electrónicos en el marco de la Iniciativa de Defensa Estratégica lanzada por Reagan - y que hoy continúa Bush-, necesarios para la instalación de un escudo lasérico antimisilístico, desarrollo tecnológico de los EE.UU. que le permitió derrotar a la Unión Soviética.
Para justificar el inmenso despliegue que significó la movilización de la más importante flota occidental después de la Segunda Guerra Mundial, la dupla conservadora Reagan-Thatcher debía provocar una crisis, que nos ubicara como país agresor, y que justificara lo que en sus cálculos sería una "little war" (pequeña guerra).

Y, como siempre ocurre en estos casos, se necesitaba un socio local. Alguien que dentro mismo de la junta militar argentina impulsara la crisis. Y ahí entra en la historia Anaya.

¿Cuáles eran los antecedentes del entonces jefe de la Armada Argentina? Anaya participó del golpe militar que derrocó al general Juan D. Perón en 1955, con el grado de teniente de navío, aquello que Winston Churchill calificó como "el hecho más importante después de la victoria aliada de la II Guerra Mundial".

Luego, Anaya ocuparía un puesto clave en el exterior -donde probablemente se comenzara a planificar la "pequeña guerra" en cuestión-: agregado naval en Europa. ¿Dónde? En Londres, destino para el que fuera requerido por los propios británicos por un período más del habitual.

Antes de ser designado como Jefe de la Armada, se desempeñó como Director de Personal Naval, es decir, como el responsable directo en la conformación de la futura conducción del arma. Que el almirante Jorge Isaac Anaya fue el impulsor de la toma de Malvinas lo prueba una infinidad de testimonios. Rescato unas declaraciones impresionantes -que pasaron casi desapercibidas-, del almirante Lombardo, quien fuera Jefe del Teatro de Operaciones del Atlántico Sur durante la guerra, efectuadas el 31 de marzo de 2002.

En ellas Lombardo cuenta como en diciembre de 1981 fue citado por  Anaya, quien le hace saber que Argentina buscará recuperar Malvinas. Hasta ese momento, sólo Anaya y él lo saben. Y agrega: "Yo estoy convencido que Galtieri no tenía ni idea de Malvinas. No habrá pasado una semana y con Anaya vamos a ver a Galtieri. Hasta ese momento el único enterado era yo". Lombardo asegura que no fue una decisión de la Junta Militar, porque "Lami Dozo no sabía nada".

¿Creyó Anaya en el sentido "patriótico" de su misión en Malvinas? ¿O fue un instrumento conciente de los británicos?".




Fuente: DYN  - (*) César González Trejo, es ex combatiente en Malvinas y fundador de la Federación de Veteranos de Guerra de la República Argentina.

 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de:


 
Últimas noticias
Fotogalerías