POLITICA GABINETE EN CRISIS

El Gobierno analiza entregar la cabeza del ministro de Economía, y si no alcanza, renunciaría Alberto F.

Con las pantallas clavadas en los canales de noticias que devuelven el cacerolazo, en el Gobierno hay reuniones y llamadas constantes entre los funcionarios principales de Cristina Kirchner.

Foto:Presidencia

Con las pantallas clavadas en los canales de noticias que devuelven el cacerolazo que se inició tras el discurso presidencial, en el Gobierno hay reuniones y llamadas constantes entre los funcionarios principales de Cristina Kirchner. El aceleramiento del conflicto del campo con esta inesperada reacción en la principal ciudad del país obliga al kirchnerismo a entregar alguna pieza para descomprimir la situación.

Fuentes que trabajan en Casa de Gobierno acaban de confirmar a Perfil.com que se analiza entregar la cabeza de Martín Lousteau, el ministro de Economía que se encargó de fustigar a los dirigente rurales cuando comenzó el conflicto. Con el tiempo en contra, el propio Kirchner entró a tallar en las reuniones en el más alto nivel. Pero el Gobierno guarda una carta secreta, difícil de jugar.

Si la hipotética renuncia de Lousteau no fuese suficiente, Alberto Fernández presentaría su renuncia a la jefatura de Gabinete. Ese gesto, que sería recompensado con algún cargo en el exterior, dejaría muy debilitado al Gobierno. Claro que si los cacerolazos continúan pasada la medianoche, los Kirchner se verían obligados a entregar un peón. Algo inédito en ellos, que no suelen actuar bajo presión. Esta puede ser la excepción a la regla.

* editor general de Perfil.com


Daro Gallo (*)


Temas: