POLITICA LA ENCRUCIJADA DEL CAMPO

Los productores se preguntan si cosechar o no

Algunos dicen que mantendrán el paro pero empezarán a cosechar y otros aseguran que no lo harán hasta que el Gobierno de marcha atrás con el alto porcentaje de retenciones.

Foto:Cedoc

La posición de los ruralistas lejos de ceder con el paso de los días del paro del campo, se endurece cada vez más. Los productores pequeños y medianos del interior están dispuestos a continuar con los piquetes en las rutas y la suspensión total de sus actividades. Aunque les signifique enormes pérdidas económicas, decidieron seguir sin cosechar ni un solo grano.

En la provincia de Buenos Aires estuvo lloviendo, pero dentro de unos días aguardan que el sol salga y los campos vuelvan a estar listos para cosechar. Sin embargo, se espera que las semillas queden ahí porque nadie está dispuesto a recolectarlas.

Marcelo Platero, asesor de empresas agropecuarias del norte de la provincia de Buenos Aires, asegura que “todo está parado” y se pregunta qué pasará en los próximos días. “Hay que hacer lo que dice el sector porque apoyamos la postura que está llevando adelante, pero no sabemos qué harán los productores cuando el campo esté listo para cosechar”, afirma.

Por ahora, la idea común es mantener parada la cosecha pero Platero desliza que en unos días podría empezar a cosecharse para no perder las semillas. “Vamos a mantener el paro, pero con alguna gente vamos a empezar a cosechar y pedir al piquete que abra el paso para que puedan pasar algunos camiones”, sostiene y se lamenta que este conflicto signifique “pérdidas económicas tremendas para el campo y para el país”.

A pesar de que el desabastecimiento está empezando a sentir en las ciudades, los ruralistas siguen parados en las rutas sin permitir el paso.

Roberto Donnola es un productor agrario de Arrecifes que como sus compañeros estuvo parado en los piquetes en las rutas del interior. “Mucha gente se está sacrificando para intentar que el Gobierno de marcha atrás en esta locura de querer sacarnos el 45% de nuestras ganancias. Consideramos que tenemos que apoyar la protesta y no trabajar”, indica.

“La gente se pone de acuerdo para no cosechar cuando ve la realidad, aunque después pierda dinero”, dice Donnola y afirma que la consigna de los productores es: “No vender y no comprar, y así vamos a seguir”.

Los pequeños y medianos productores apoyan la decisión tomada de las cuatro grandes entidades del campo, pero muchos creen que la única solución es sentarse a negociar. “Los representantes de las entidades tienen que ir a golpear el despacho de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y sentarse a dialogar. No podemos seguir con estas posturas tan duras de los dos lados porque no vamos a llegar a nada”, dice Platero.

Los ruralistas se quejan porque consideran que es injusto pagar el 45% de sus ganancias en retenciones, además de una cuestión económica existe un trasfondo ideológico que algunos aceptan y otros niegan.

“No es una cuestión ideológica porque muchos productores rurales del interior votaron a Cristina y apoyaron este gobierno, pero están hartos que les metan la mano en el bolsillo y no saber qué hacen con esa plata”, dice Platero. En tanto Donnola sí cree que el paro es ideológico. “Está todo mezclado, la cuestión económica y la ideológica. No estamos del todo en contra de las retenciones, pero lo que hace este Gobierno es un abuso”, opina.

(*) Redactora de perfil.com


Silvina Herrera (*)