El día después de de Santa Cruz  

En Bolivia todos necesitan negociar, la cuestión es cómo

Los autonomistas se afirman y los seguidores de Evo Morales vuelven a unirse. El diálogo entre partes es ineludible, falta encontrar un mediador.

A simple vista, el referéndum autonomista en Santa Cruz de la Sierra parece debilitar al gobierno de Evo Morales al fortalecer a sus enemigos y darles envión a los líderes opositores en los otros tres departamentos donde habrá comicios en las próximas semanas (Beni, Tarija y Pandano).

Sin embargo, hay un factor que, como bien resaltan en el blog de "El centro para la democracia", una ONG con sede en Bolivia, no debería pasarse por alto: la campaña autonomista ha logrado re-unir a las fuerzas que, en su momento, llevaron a Morales al Palacio del Quemado, como los sindicatos y los partidos de izquierda, distanciados unos de otros en los últimos meses. El gran problema está en que vuelven a reunirse en Cochabamba y La Paz mientras que la oposición se fortalece en Santa Cruz y aledaños.

Oposición a un modelo. Está claro que el motor detrás de la organización del referéndum es la oposición visceral a Morales y al tipo de Gobierno que busca crear. Lo demuestra la carta del director de hoy en el cruceño diario El Mundo, donde el instrumento más usado para defenestrar al presidente boliviano es compararlo, negativamente, con su aliado Hugo Chávez, el presidente venezolano, y decir que llegó al Gobierno con menos apoyo que el bolivariano.

La comparación entre Morales y Chávez se desgasta de tan repetida y el resultado de ayer demuestra que, al menos en términos de poder político, la diferencia entre ambos es abismal. Chávez puede hacer y deshacer a su antojo con el manejo de riquezas derivadas de petróleo, mientras que a Morales se le complicará cada vez más administrar las rentas por hidrocarburos si quienes viven sobre las tierras productoras se elevan en su contra.

Para poder seguir gobernando como quiere, Morales deberá encontrar la forma de que ese apoyo revigorizado en Cochabamba, La Paz y otras regiones pobres y de mayorías indígenas, pueda extenderse a los ricos departamentos rebeldes. Sumar apoyo solo en ciertas regiones pero en otras no, no le alcanza. Necesita afirmarse en tierras opositoras porque, sino, llegará un momento cuando gobernar se tornará casi imposible.

Tras el resultado del comicio cruceño, Morales denunció que, entre votos negativos y ausentismo, el Sí en realidad no alcanzó el 50 por ciento. Sea correcto o no el análisis, suena como el discurso desesperado de un político derrotado y no parece esa la postura que más le convenga tomar a Morales para encontrar el apoyo que le falta,

Los rebeldes tampoco la tendrán fácil si no consiguen apoyos en tierras moralistas, por más victorias en referéndums de dudosa legalidad que obtengan. Y es aquí donde entrará en juego la predisposición al diálogo de la que hablaba Danta Caputo, en su carácter de directivo de la OEA, hace algunos días.

Morales denunció la ilegalidad del referéndum y, aunque sea entrelíneas, algunos opositores parecen admitir que su legalidad es, al menos, cuestionable. De no ser así, no se entendería que anoche mismo hablarán de “la necesidad de armonizar la normativa nacional”.

Con la ley, amplio apoyo popular en el resto del país y las fuerzas armadas y de seguridad de su lado, Morales puede pelear para imponer su Gobierno. Deberá lidiar con los opositores quienes podrán entorpecerlo una y otra vez gracias al amplio respaldo que tienen en sus departamentos. Falta encontrar a alguien capaz de mediar entre las partes. Será la tarea más difícil de todas.

*Editor de Perfil.com.

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de: