Adelanto revista Noticias  

Una red de espionaje metida en el corazón del poder

Los hackers que violaron la intimidad de políticos y famosos. Extorsiones, sexo, internas del Gobierno y los secretos robados a Cristina.

Galería de imágenes.

Foto: Cedoc

Contenido relacionado

Cristina Kirchner, Susana Giménez, Alberto Fernández, Gerardo Sofovich, Carolina “Pampita” Ardohain, Jorge Taiana, Flavia Palmiero. Daniel Scioli, Ricardo Lorenzetti, Celeste Cid, Héctor Magneto y Nilda garré. ¿Qué tienen en común estos personajes?

Todos ellos fueron víctimas de la mayor operación de espionaje de la historia argentina, organizada por una banda de hackers que logró cobijarse en el corazón del poder. La justicia federal hoy investiga si al frente de ese equipo estuvieron el ex titular de la SIDE menemista, Juan Bautista “Tata” Yofre, y el ex agente de la Secretaría de Inteligencia y de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), Iván Velásquez, y si ellos, entre otras cosas, se dedicaban a robar información íntima de los mails para luego venderla. También quiere saber si el ministro Aníbal Fernández usó a un subordinado suyo como Velázquez para hacer espionaje dentro de su propio Gobierno. En el expediente hay indicios de contactos entre el ministro y el espía. 

El entramado de personas que habría recibido datos de esta red incluye a periodistas, empresarios y militares. Entre otros, según las pesquisas judiciales, figurarían el ex director de Ámbito financiero, Roberto García; el general retirado, Daniel Raimundes; el director del portal Seprin, Héctor Alderete; el fallecido periodista Bernardo Neustad; el empresario santiagueño Néstor Ick y el periodista Edgard Mainhard.

La magnitud de la causa es impresionante. El expediente, al que NOTICIAS accedió en exclusiva, ocupa casi una habitación entera en el juzgado de San Isidro a cargo de la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, hasta ahora a cargo de la investigación. Hay carpetas con más de 100 personas entre políticos, empresarios, jueces, periodistas y famosos que eran fisgoneados por los pincha-mails. Lo curioso, o no tanto, es que a pesar de la evidencia que se acumula, la causa corre el riesgo de naufragar.

La nota completa puede leerse en la edición impresa de la Revista Noticias.  

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
Temas
 
Últimas noticias
Fotogalerías

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de: