Un argentino sin suerte  

La "biografía no autorizada" del Gauchito Gil

Antonio Mamerto Gil Núñez habría nacido en 1840 y muerto en 1878. Fue un matrero desertor de mirada hipnótica y corazón tan bueno, que hasta salvó al hijo de su verdugo.

Vaya uno a saber si se llamaba Antonio Mamerto Gil Núñez, Antonio Gil o, como dicen otros, Curuzú Cruz Gil. Lo único seguro es que, a mediados del siglo XIX, el "Gauchito Gil" nunca habrá imaginado que, dos siglos más tarde, reuniría multitudes y que en tantas rutas del país le construirían "santuarios" llenos de trapos rojos.

No hay, por supuesto, una certeza de su fecha exacta de nacimiento, pero se cree que fue en Mercedes, alrededor de 1840. La vida del "Gauchito" encierra mucho del folclore gauchesco de tantas novelas: lentamente distintas situaciones, todas ellas injustas, lo fueron "empujando" a rebelarse y terminó como "matrero". Los feroces odios de aquellos años entre unitarios y federales marcaron su vida, pero se dice que la verdadera "desgracia" del Gauchito fue haberse enamorado de doña Estrella Díaz de Miraflores, impactamente belleza correntina que también desvelaba al "comisario del pueblo". Y en aquellos años enfrentarse a "la ley" dejaba solo dos caminos posibles, el calabozo o el destierro.

El "Gauchito" arrastraba odios de su paso por las filas federales, de las que también debió poner distancia de madrugada, y entonces buscó "algo de paz" enrolándose en la guerra del Paraguay. Con dos amigos de avería, al regreso comenzó a robar a los estancieros más ricos, primero como métódo de subsistencia y luego para repartir lo que conseguía entre los necesitados de la zona.

El cerco en su torno se fue estrechando y primero cayeron abatidos sus amigos, hasta que finalmente el "Gauchito" terminó siendo detenido por un coronel de apellido Velázquez, cuya triste figura conviene si se va por Mercedes.

Malo de toda maldad, Velazquez asesinó al "Gauchito" de manera atroz:  lo ató con la cabeza hacia abajo para evitar los poderes hipnóticos que se le atribuían y lo degolló. Pero fue allí donde, se dice, nació su mito de sanador.

"Cuando vayas a tu casa encontrarás a tu hijo enfermo", cuentan que le dijo el "Gauchito" a su verdugo. "Estará moribundo, pero invocá mi nombre y se salvará", agregó antes que el cuchillo de Velázquez terminara con sus penas terrenales. Eso habría ocurrido en enero de 1878 cerca de Goya, a unos 10 kilómetros de Mercedes.

La historia dice que Velázquez encontró a su hijo muy enfermo, invocó el nombre del "Gauchito" y el chico mejoró, por lo que el militar volvió desesperado al lugar donde había matado a Gil, llorando arrepentido. No pudo más que enterrarlo y plantó en su homenaje una gran cruz de espinillo. Con el tiempo, nuevos milagros fueron agigantando el mito, la tumba se fue convirtiendo en santuario y ese largo camino termina en las multitudes actuales.

"Oh, Gauchito Gil, te pido humildemente que se cumpla por intermedio ante Dios, el milagro que te pido" dice en el santuario de Mercedes, oración que se repite en tantos lugares a la vera de las rutas, donde cuelgan trapos rojos en homenaje a Antonio Mamerto Gil Núñez, Antonio Gil, Curuzú Cruz Gil o como se llamara...

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
Temas
 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de:


 
Últimas noticias
Fotogalerías