casi una misión imposible  

Cuánto costaría mantener a octillizos en la Argentina

Cómo sería la odisea de criar a ocho chicos si el caso que conomociona a los Estados Unidos hubiese tenido lugar en nuestro país. Falta de apoyo estatal y legislación. Números que asustan.

Ocho bebés que lloran al mismo tiempo, que demandan la teta cada dos horas, que necesitan un breve cambio de pañal, traslado, cuna para dormir, vestimenta, lavado, baño, juguetes, mimos... Una ardua tarea que, de por sí, suele ser complicada, pero que además demanda mucho dinero. En la Argentina, para colmo, no hay legislación que contemple estos casos que, aunque excepcionales, requieren de un gasto simultáneo que una familia tipo no puede costear.
 
Sólo en pañales, ocho bebés requieren 2000 unidades por mes, que actualmente cuestan en total alrededor de 2000 pesos. Una lata de leche, por caso, cuesta alrededor de 40 pesos. Por mes, un sólo bebé consume tres de esas latas. Para ocho bebés, la leche cuesta alrededor de 960 pesos por mes. En total, unos 3000 pesos sólo en leche y pañales es lo que debería gastar una familia para mantener a sus octillizos.
 
Un dinero que, de no existir el apoyo de familiares, vecinos y amigos, sería imposible de obtener. “Es muy duro. Es un revuelo todo el tiempo. Primero son los pañales y la leche, la obra social, las consultas médicas, las vacunas... Ahora que son adolescentes, y cuatro de los cinco son mujeres, son las toallitas, los desodorantes, el papel higiénico, el colegio, el material de la escuela...”, relata a Perfil.com Cecilia Ruffini, madre de quintillizos que se hicieron famosos por salir en el programa de Susana Giménez.
 
“Recibimos mucha ayuda gracias a que fueron un boom, primero por ser los primeros nacidos por fertilización in vitro, después por salir en programas... Pero siempre fueron ayudas esporádicas. Estamos esperando que sea noticia algún otro nacimiento múltiple para que vuelvan a acordarse de nosotros. El drama es que desde niños tienen que estar expuestos para poder subsistir”, agrega la mujer.
 
Fue el caso, por ejemplo, de los quintillizos Riganti, que obtuvieron el auspicio de una farmacia desde que estaban en la panza de su mamá. Lo que implicó una exposición importante por parte de los chicos desde bebés. “Es una actividad muy desgastante, que requiere del apoyo y la ayuda de mucha gente. Eso lleva además a que la casa siempre esté repleta de personas, que no haya intimidad, lo que a su vez también va desgastando a la pareja que tuvo tantos hijos al mismo tiempo. No por nada, la mayoría de los matrimonios que en la Argentina tuvieron familias múltiples, hoy están separados”, señala Marta Fatone, médica y psicoanalista miembro de APA y asesora de la Fundación Multifamilias, una entidad que agrupa a unas 6.000 familias argentinas que tienen hijos de embarazos múltiples.
 
La presidenta de la Fundación, Laura Pérgola, destaca a Perfil.com la lucha que desde hace nueve años vienen realizando para conseguir una ley que contemple los embarazos múltiples. “No sólo no hay subsidios en la Argentina, como en otros países como España, sino que tampoco hay suficientes asociaciones que se encarguen de ayudar a estas familias. Ellas no sólo requieren costear muchos más gastos, sino que en muchos casos deben enfrentar las secuelas de sus bebés prematuros, necesitan más licencia de maternidad, más horas de lactancia que lo que la ley establece para el caso de las madres que sólo tienen un hijo”, señala.
 
Pérgola asegura que en la Argentina hay un 2% de población nacida de embarazos múltiples. El más numeroso del país es el caso de los también famosos sextillizos López.

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
Temas
 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de: