Quién es el verdulero que se hizo millonario gracias a Capitanich

Foto: Fotomontaje Cedoc

Contenido relacionado

Pedro Dionel Bodnar era un humilde verdulero de Resistencia hasta que el gobernador Jorge Capitanich llegó al poder en Chaco. Con su pequeño local 'El cohetes' (un par de metros cuadrados con cuatro paredes, un techo de chapa y varios estantes de cajones de verdulería) se dedicaba a la venta al por menor de alimentos, bebidas, frutas, legumbres y hortalizas; hoy, le factura millones al Estado provincial. Tan sólo en 2008, el primer año de gestión de Capitanich, Bodnar, devenido en empresario le cobró a Chaco $1.676.466,71, pegando un sideral salto en sus cifras con la provincia, antes casi insignificantes.

Su pasar económico cambió cuando, un mes antes del recambio de autoridades, el hasta entonces verdulero amplió su categorización y se anotó en otros rubros comerciales como la "construcción, reforma y reparaciones de edificios no residenciales" y el "servicio de transporte urbano de carga N.C.P.", es decir el transporte realizado por fleteros y distribuidores dentro del égido urbano. En total, Bodnar explotó 30 rubros distintos para el gobierno, todo un multirubro, y ganó miles de pesos.

Con su verdulería transformada en un multirubro, Bodnar proveyó a innumerables dependencia estatales. La Gobernación, los ministerios de Salud, Infraestructura, Economía, Desarrollo Social, Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología, el Instituto provincial de Desarrollo Urbano, la Dirección de Vialidad, el Instituto de Investigaciones Forestales y Agropecuarias, el Tribunal de cuentas y hasta la Policía, en especial el sistema carcelario, ha contado con los servicios de "El cohete".

El gobierno de Capitanich le compró bizcochitos por $34.083, refrigerios para distintas dependencias por $53.658, máquinas de coser valuadas en $14.274, resmas de papel por $52.810 y hasta una máquina para gomería valuada en $2.979. Además, le vendió en 2008 a la provincia un proyector, sillas, bolsas de residuos, materiales eléctricos, una lámpara de proyector, cera, artículos para polideportivos, repuestos de vehículos, linternas, bicicletas, golosinas, globos, caramelos, chupetines, alfajores, huevos, verduras, pan dulce, alimentos para las cárceles, pan, detergente, puré de tomates, carne, elementos de limpieza, pintura, orégano, leche, pollo, laurel, pan rallado, artículos de librería, yerba, pescado, azúcar y hasta tubos de gas.

Eso no es todo, el pujante empresario también le brindó al Gobierno servicios de transporte de medicamentos, transporte de gas, transporte escolar, servicios de lunch, alquiler de muebles y hasta fumigación, según figura en el detalle de comprobantes de gasto del Presupuesto 2008 de Chaco, al que tuvo acceso Perfil.com. Según explicaron fuentes de la legislatura chaqueña a este portal, en 2009 su nivel de ventas se mantiene, factura cerca de $100.000 mensuales y ya hay seis pedidos de informe al respecto.

Deudas, cheques sin fondo y denuncias. Su millonaria facturación con el Gobierno de Capitanich no se condice con la situación financiera del empresario dueño de "El Cohete". De acuerdo a los registros del Banco Central de la República Argentina, Bodnar posee una deuda con el Nuevo Banco de Chaco que asciende a $380.900 hasta julio de 2009.

No solo eso, sino que además el ex verdulero acumula 47 cheques rechazados por $194.036,16 entre el 25 de julio de 2005 y el 17 de septiembre de 2009. Del total, Bodnar ha abonado 22 por un valor equivalente a 103.260,76 y aún adeuda $90.775,40; en 32 oportunidades pagó la multa impuesta en concepto de penalidad por el BCRA.

"El cohete" también participó de un escándalo público por el manejo poco claro de fondos públicos. De acuerdo a información de medios locales, fue uno de los comercios involucrados en el escándalo de las tarjetas alimentarias del ministerio de Desarrollo Social. Allí, más de 700 "beneficiarios fantasmas" gastaron cada uno $60 en alimentos, cerca de $42.000 , en apenas tres días. La cuestión es que los beneficiarios que compraron, nunca recibieron el plástico en cuestión que los habilitaba a disponer de esos fondos sociales.

(*) redactor de Perfil.com

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
Temas
 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de: