Gente de Ezeiza  

El hijo de los Granados controlará los aeropuertos

El hijo de la pareja kirchnerista, Alejandro Granados, fue designado como vicepresidente del Orsna. Menem, Maradona, el asado y la pasión por el fútbol.

Alejandro Granados, hijo y homónimo del intendente de Ezeiza y referente del menemismo bonaerense en los '90, fue designado como vicepresidente del Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (ORSNA) por tres años.

Así lo oficializó hoy el Decreto 208/2010 publicado en el Boletín Oficial, que ascendió a Granados de vocal del Directorio del ORSNA a número dos de ese organismo. El cargo de vicepresidente del ORSNA estaba vacante desde agosto del año pasado, cuando Alejandro Orchansky cumplió su mandato.

De Menem a Kirchner entre el fútbol, la parrilla y las fiestas. El flamante vicepresidente del ORSNA creció en un hogar marcado por la política. Su padre, Alejando Granados, fue uno de los integrantes del círculo íntimo del ex presidente Carlos Menem, tan vapuleado por los Kirchner. Su madre, Isabel Beatriz Visconti (conocida como Dulce Liberal), hoy es diputada oficialista.

Granados y el riojano cultivaron una amistad en El Mangrullo antes incluso de que Menem llegara a la presidencia. La relación comenzó en el restaurante del hombre de Ezeiza. Allí se realizaban grandes comilonas menemistas durante los '90 -Néstor Kirchner también es habitué del lugar-. Granados también le abrió al ex presidente las puertas de su casa, una estancia ubicada en los bosques de Ezeiza en donde en el 89 Menem festejó, con un soberbio asado, su triunfo presidencialista.

Cuando el menemismo comenzó a convertirse en un fantasma, Granados supo que debía acomodarse a los nuevos tiempos. Así, el hombre fuerte de Ezeiza le dio su apoyo al santacruceño y la buena relación continuó durante el gobierno de Cristina. Además, supo escuchar sus consejos hoteleros: la empresa de la familia firmó un acuerdo hace algunos días, según Clarín, con la cadena Holiday Inn para construir un nuevo hotel en las inmediaciones del Aeropuerto Internacional. Hace poco tiempo, además, se armó un Country del intendente un "picadito" que juntó varias figuras de peso.

El fútbol es otro de ejes que cruza a la familia Granados. No sólo por los “ picaditos” en los que participaba la comitiva oficial en la estancia -cuando no jugaban en Olivos- sino por la importancia del intendente dentro del Club Tristán Suárez, entidad de la primera B metropolitana. Es que Alejandro Granados (padre) presidió la entidad y ahora dejó la posta a su hijo Gastón, quien mantiene una muy cercana amistad con el DT de la Selección mayor de fútbol, Diego Maradona. Por el poder de la familia en el club, el cambio de autoridades no habría sido de lo más democrático.
 

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
Temas
 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de: